10 julio 2015

"¡VAYA INFANCIA!"



Telecinco debería tener más cuidado con los animales que lleva a “¡Vaya fauna!” los miércoles por la noche. Hay mucha gente y asociaciones indignadas con el uso que hace de los animales, llegando a pedir el boicot y su retirada de la pantalla. ¿Vale la pena que la cadena se enzarce en estas polémicas que solo sirven para promocionar su programa, que todo el mundo lo conozca y así mejore su audiencia? Diablos, la respuesta es “sí”; así que voy a volver a intentarlo que si no me quedo sin artículo. ¿No es una pena que Christian Gálvez, el simpático y majete presentador de “¡Vaya fauna!”, que además presenta el fantástico “Pasapalabra”, sufra estas disputas y sea perseguido solo porque realiza lo mejor que puede un trabajo con el que se gana honradamente el sustento sin delinquir ni nada? En efecto, el chaval no se merece estos disgustos. Por eso propongo que en “¡Vaya fauna!” dejen de complicarse la vida con animales amaestrados y los sustituyan por niños amaestrados.

En efecto, los niños amaestrados siempre funcionaron muy bien en la tele y tienen la gran ventaja de que nadie dice ni pío ni polemiza ni nada. Los niños hacen sus piruetas estupendamente, y lo mismo cantan que bailan que hacen lo que haya que hacer sin rechistar. Si les sale bien, el público aplaude; y si les sale mal, el público aplaude igual, que para eso son niños y si no aplaudes es que no tienes corazón. Además los niños cuentan con la ventaja añadida de que mostrar la cara de los padres cayéndoseles la baba mientras sus peques hacen una cabriola, cantan copla o cocinan algo es un éxito garantizado. Algo de esto sospechan en “¡Vaya fauna!”, porque ya cuentan con los Gemeliers y han tenido la actuación de Auryn, que es cierto que están muy bien amaestrados, pero tienen el inconveniente de que ya son un poco viejunos. Por eso Telecinco debería dejarse de animales y apostar por los niños, que están de vacaciones y en casa ya no sabemos qué hacer con ellos.