31 julio 2015

BOCHORNO EN EL BOCHORNO


Si se está sintiendo una profunda vergüenza ajena viendo “Cazamariposas” en Telecinco mientras en el exterior las olas de calor veraniego están volviendo irrespirable el aire del atardecer, ¿se puede considerar que se está sintiendo bochorno en medio del bochorno? Es sabido que la voz “bochorno” tiene en español dos significados: uno, el referido al calor excesivo que suele acompañar ciertas épocas del año; otro, aquél que alude a la sensación de desazón producida por una profunda vergüenza. Ver a esos dos presentadores cuyos nombres no diré (regla de oro: trata a los demás como te gustaría que te tratasen a ti. Si yo presentara “Cazamariposas” no me gustaría que divulgaran mi nombre en la prensa) debatiendo si Isa Pantoja continúa saliendo o no con Christopher Mateo es sin duda causa de un profundo bochorno (segunda acepción) que tiene lugar en una situación atmosférica que los meteorólogos están calificando como bochornosa (primera acepción). Bochorno en el bochorno. Bochornoso bochorno. Metabochorno.

Qué bochorno (primera acepción) siento mientras las declaraciones de Ylenia acerca del tamaño del pene de Fede me hacen sentir bochorno (segunda acepción). Me parece bochornoso (segunda acepción) que los presentadores anónimos se dediquen a comentar que Agustín Pantoja dejó el mundo de la canción por problemas con su orientación sexual en un momento en el que los espectadores cenan algo fresquito para combatir el bochorno (primera acepción). ¿Se cree Telecinco que el bochorno meteorológico hace que el bochorno televisivo pase desapercibido? ¿De dónde ha sacado Telecinco la extraña idea de que el bochorno televisivo ha de acompañar al bochorno meteorológico? Roguemos para que terminen ambos bochornos y roguemos para que “Cazamariposas” no tenga secuelas (primera acepción: continuación el año que viene en una nueva temporada; segunda acepción: perjuicio permanente que queda tras sufrir un mal).