28 julio 2015

¡VUELVEN LOS GUIÑOLES!



Mariano Rajoy debería inmiscuirse más en TVE para obligarla a emitir “Las nuevas noticias del guiñol”. Frótense los ojos. Ahora escribo esta frase de relleno para que puedan sacudirse la cabeza leyendo por encima sin perder el hilo. ¿Ya está? Seguimos.

Los guiñoles se  mueren. Aquellos guiñoles que descubrimos en Canal+ en abierto allá por 1995 vivieron trece años entre nosotros hasta que nos dejaron en 2008. Eran nuestra versión de los guiñoles franceses. Habían tocado el cielo del éxito, pero estaban en horas bajas. Desde su desaparición esperábamos que alguno de los creativos que cobran una pasta por innovar en la tele propusiera que su cadena creara unos informativos en los que unos muñecos de látex de diferentes personajes de actualidad hicieran una sátira, a veces amable, pero a veces punzante y cruel, del día a día nacional e internacional. Pero llevamos siete años sin guiñoles y ese día no llega.

Ahora hay noticias preocupantes de Francia, el reservorio del que esperábamos volver a contagiarnos de ese humor paródico de goma tan liberador y necesario. ¿No decían en el PP que les faltaba piel? Pues venga más piel, pero sabiendo que en el “piel con piel” uno puede pillar cualquier cosa y el látex es muy útil para todo tipo de contactos y rozamientos. ¿No desfiló a principios de año Rajoy en París en una multitudinaria manifestación por la libertad con ciertos de pancartas de “Je suis Charlie” tras el atentado contra el semanario satírico? Pues que se note. Algo tan importante no puede abandonarse a los vaivenes del mercado, sino que debe ser protegido por las instituciones.

Canal+ Francia acaba de despedir a los autores de “Los Guiñoles” y anuncia que su emisión pasará a ser codificada, solo para abonados. Rajoy debería hacer una llamadita, por la libertad de expresión y esas cosas que tan bonitas quedan en las manifestaciones multitudinarias, para que TVE contratara a unos guionistas cañeros y los pusiera a trabajar ya en “Las nuevas noticias del guiñol”. Cada noche, diez minutos antes del “Telediario 2”. La bomba.