24 octubre 2015

NOVIEMBRE, 2019

Será la próxima cita mitómana. Tendremos que ir preparándonos, porque va a ser treinta veces más coñazo que la que acabamos de sufrir con “Regreso al futuro”. Al menos Zemeckis tuvo el detalle de fijar un día exacto -21 de octubre de 2015- como destino del viaje de Marty y Doc. Ridley Scott no tuvo esos miramientos, e incluyó despreocupadamente al comienzo de la maravillosa “Blade Runner” un letrero sobreimpresionado que decía “November, 2019”. Así, sin especificar día. Seguramente usted no recuerda ese fotograma. No se preocupe: dentro de cuatro años aparecerá en todos los programas de televisión, se harán miles de memes a partir de él, será foto de perfil, de portada y avatar de la mitad de sus contactos en las redes sociales.

Es cierto que la curiosidad de la llegada del día del que se habla en “Regreso al futuro II” tuvo su gracia durante los primeros mil quinientos programas que se refirieron al tema. Pero después empezó a provocar un cierto hastío. Y a partir del programa doscientos mil que bromeó sobre la cuestión -no puedo poner aquí la lista de espacios que trataron este asunto porque este blog no permite entradas de más de dos gigas de tamaño- comenzaron a formarse turbas amotinadas de walking deads que recorrían las ciudades disparando sobre cualquier cosa que se pareciera a un DeLorean.

Pues multipliquen la paliza que nos han metido por los treinta días que tiene noviembre y se harán una idea de lo que nos espera cuando dentro de cuatro años lleguemos a la fecha en la que transcurre “Blade Runner”. Treinta gags de “El hormiguero” con Jandro haciendo de Harrison Ford y el Hombre de Negro fingiendo ser Rutger Hauer. Treinta mil memes en donde el replicante Albert Rivera sujeta en el vacío y salva la vida al blade runner Mariano Rajoy. Treinta millones de juegos de palabras con la frase ésa de las lágrimas en la lluvia. Sólo tenemos una forma de librarnos de esta tortura: esperar a 2029 y pedirle a Terminator que, de la que vuelve a los años 80 para asesinar a Sarah Connor, corte esos segundos iniciales de “Blade runner”.