17 octubre 2015

REIKI EN EL PP


José María Aznar vuelve. Lo quiere el Partido Popular. Al menos es lo que quiere el equipo de comunicación del PP. Se nota viendo sus vídeos propagandísticos. Hace unas semanas puso a su plana mayor a farfullar catalán en la extimidad para que añoráramos lo bien que lo hablaba Aznar en la intimidad. Ahora apuesta por la renovación del partido con un vídeo ambientado en un hospital que plagia un viejo vídeo propagandístico de la República Dominicana y hace evidente que si Aznar asaltó la Moncloa al grito sin precedentes de “El proyecto socialistas está agotado y sin ideas” también es capaz de hacerlo al de “El proyecto popular está agotado y sin ideas”.

Eso o algo peor. Que, con la indirecta de las descargas del desfibrilador, el vídeo se pitorrea de los españoles reconociendo que hubo un rescate bancario que nos dejó fritos. Que el vídeo considera que, sea o no sea cierto que España no es Grecia, los españoles tenemos las tragaderas de los dominicanos. Que el vídeo avisa de que debemos prestar más atención a nuestra piel porque problemas dermatológicos menores pueden acabar siendo graves y aparatosos, como el caso de la rosácea facial salida de madre que degenera en rojácea y gualdácea facial con escudo constitucional incluido. Que el vídeo pretende animarnos con el mensaje de que un país enfermo puede recuperarse si cuenta con un buen sistema sanitario que lo saque adelante, pero lo que consigue es deprimirnos porque si los recortes y las privatizaciones hacen el sistema sanitario enferme la cosa no va a tener solución.

O peor aún. Que tanta terrible sospecha servida en bandeja solo sirva para esconder algo mucho más terrorífico, un maquiavélico plan oculto tramado por círculos gnósticos masones defensores del reiki del PP que desde sus guaridas decidieron servir en bandeja chistes fáciles e imágenes golosas con las que “El intermedio” pueda ir sustituyendo las de Humberto Janeiro llorando, que ya va siendo hora.