13/6/17

EL CASCABEL A LA MARIMORENA


Dice su publicidad que detrás de cada X en la casilla a favor de la Iglesia en la declaración de la renta hay una historia. Muy bien, pues ya que gracias a esa X se mantiene 13 TV, podían utilizar la cadena para contarnos alguna de esas historias.

13 TV podía explicarnos cómo la contabilidad deficitaria de una empresa televisiva que busca el lucro en beneficio de unos pocos está milagrosamente unida a la gestión que realiza un organismo público en beneficio de todos. Seguro que es una bonita historia. O cómo los sueldos que cobran los empleados de una cadena de televisión de titularidad privada se vinculan con una X a los recursos económicos obtenidos gracias a la labor desempeñada por trabajadores públicos de un ministerio que se lleva la fama de ogro para que otros puedan llevarse el dinero sin mancharse las manos. El dinero, ese “excremento del diablo” del que hablaban hace mucho los primeros Padres de la Iglesia, y hace poco el papa Francisco. Otra historia digna de ser contada. Como la de la subvención estatal a fondo perdido a una determinada confesión religiosa que se desvía, por arte de birlibirloque, para propalar una determinada ideología política en esa sistemática y desconcertante labor pastoral que realizan “El cascabel” y “La marimorena”.

Cuatro millones de euros anuales de los impuestos de los españoles gastados en campañas de publicidad para pedir a los contribuyentes que pongamos una X para financiar a la Iglesia no es dinero tirado. Nos permiten saber que detrás de cada X hay una historia, aunque no alcancen para que nos la cuenten. Pero para eso puede servir 13 TV. Después de todo, la cadena pierde más de diez millones de euros anuales, y si sobrevive es gracias a esta X. TVE, como tele pública, tiene que rendir cuentas ante el Parlamento. 13 TV, a pesar de deber tanto a lo público, no lo hace. Por eso, bien podía explicar sus números en “El cascabel de la marimorena” un nuevo y necesario programa en el que los contribuyentes podríamos enterarnos de la historia que hay detrás de esa X.

No hay comentarios: