1/6/17

¡ESO ES MENTIRA, SO MARRANO!


Hace 2.500 años, en un pueblo mediterráneo llamado Mileto, Anaximandro le dio la razón a su sabio maestro Tales quitándosela. Después, Anaxímenes le pagaría con la misma moneda. Cerca de allí, poco después, se repitió la historia con otros nombres: Atenas, Sócrates, Platón, Aristóteles. Desde entonces, damos la razón cuestionando, criticando, discutiendo. Así aprendimos que pensar es pensar contra otro, dialogar es dialogar contra otro, y razonar es razonar contra otro. Hay una línea que va desde entonces hasta hoy, una línea que ha construido nuestro mundo y a nosotros mismos, una línea que nos une formando una trama de pensamiento y discusión que llamamos ciencia y filosofía. Homer Simpson resumió esta hermosa tensión entre opuestos a su manera: “¡Eso es mentira, so marrana!”.

Todas las personas nombradas hasta ahora son hombres, pero las mujeres también saben jugar a este bonito juego de dar la razón quitándola. Marie Curie, Lynn Margulis o Margarita Salas, no tuvieron que abandonar su racionalidad y sus carreras por ser mujeres. Tampoco sus maridos, Pierre Curie, Carl Sagan o Eladio Viñuela, tuvieron que hacerlo por ser hombres. Nadie dice “Es una tristeza y una pena que haya hombres que ataquen a otros”. Tampoco: “Deberían estar unidos, conquistarían el mundo”. Pero, si se trata de mujeres, Cristina Pedroche (“Zapeando”, “Tú sí que sí”, “Dentro de…”, en laSexta) tiene otra opinión.

Hace unos días, Paula Echavarría (“Velvet”, en Antena 3) vertió unas opiniones sobre el feminismo bastante discutibles, por lo que fue tratada como un ser racional, y, por tanto, criticada. Pero Pedroche hizo algo desconcertante: ¡“apoyarla”, en vez de tratarla con respeto discutiendo con ella! “Me parece una tristeza y una pena que haya mujeres que ataquen a otras”, dijo. “Deberíamos estar unidas, conquistaríamos el mundo”, añadió (¿unidas contra quién, contra quienes avanzan discutiendo racionalmente?). Les dará igual porque soy hombre, pero creo que ambas mujeres están equivocadas (“están erróneas” dice Pedroche equivocándose otra vez). Pobre de mí, solo pido un poco de respeto y que me respondan, si lo merezco, ¡eso es mentira, so marrano!


No hay comentarios: