12/6/17

EL RETORNO DEL CHINO CUDEIRO


“Ninja Warrior España” es como “Humor amarillo”, pero sin gracia. En la España de los años 90, el espectáculo de ver a unos notas saltando sobre unos palos para evitar caer a una piscina, o trepando por una cuerda para evitar caer a una piscina, o haciendo equilibrios sobre unos troncos para evitar caer a una piscina, daba como mucho para cubrir media hora en momentos bajos de la programación, por las mañanas o en la sobremesa. Y hacía falta además empanarlo bien con comentarios humorísticos para darle un poco de sustancia y evitar así que el sopor cundiera entre la audiencia. Veinte años más tarde la misma idea sirve para rellenar tres horas, tres, del prime time de un viernes en una de las cadenas comerciales más vistas del país. Y sin necesidad de que los comentarios de Arturo Valls, Pilar Rubio y Manolo Lama tengan la menor gracia; basta con sustituir el humor por espectaculares y fugaces llamaradas que brotan a los lados de los concursantes mientras se pegan trompazos. ¿Cabe un mejor resumen sobre la evolución de la televisión generalista en Occidente durante estas décadas?

Dijo Carlos Marx que en la Historia todo sucede dos veces: la primera como tragedia y la segunda como comedia. Pero eso lo dijo porque en Renania no se cogía bien Antena 3. En Antena 3 la dinámica de la Historia ocurre al revés: toman un programa de humor emitido por Telecinco cuando aún pagábamos en pesetas y lo emiten de nuevo revestido de trascendencia, solemnidad y épica. Los concursantes de “Humor amarillo” brincaban entre cuerdas y pelotas colgantes por cumplir una promesa hecha a Dolores Conichigua o por pagarse un piso a las afueras de Nairobi, pero sus descendientes antenatresianos actuales lo hacen (zzzzz…) por cumplir un sueño o demostrarse a sí mismos no sé qué. Los presentadores repiten sin parar que se trata de un concurso para elegir al Ninja Warrior España: venga ya, Arturo, Pilar y Manolo, a lo mejor conseguís engañar a los más jóvenes, pero todos los demás sabemos de sobra que lo único que estáis haciendo es buscar al nuevo Chino Cudeiro.

No hay comentarios: