20 abril 2009

A LA UNA, A LAS DOS Y A LASTRES



De vez en cuando hay que volver a decirlo para que no se nos olvide: la tele influye en las personas, cambia su conducta y la moldea de forma inevitable. Sólo falta añadir un pequeño dato: nosotros, incluidos usted y yo, somos personas. Así que, vaya por Dios, también usted y yo recibimos la inescapable influencia televisiva. Cuando alguien le argumente que la tele sólo es un electrodoméstico, que su enorme influencia social es un mito, que en todo caso influirá a los demás, pero no a él; no se desgañite ni se pierda en silogismos. Simplemente recuérdele cuánto gastan las empresas más poderosas del mundo en conseguir microespacios de veinte segundos para recomendar en ellos uno de sus productos, o simplemente para que sus marcas nos caigan simpáticas y recordemos su logo. “Yo no soy tonto”, piensan los clientes de cierta gran superficie. “Las empresas más poderosas del mundo no son tontas”, deberíamos pensar todos los que vemos sus anuncios en la tele.

Lastres es un pequeño pueblo de la costa asturiana. Ni es una empresa ni es poderoso. Pero desde hace más de dos meses emite todas las semanas por la tele un anuncio de hora y media que pueden ver 44 millones de españoles, incluidos usted y yo. Los anuncios de veinte segundos son eficaces, pero el espectador puede hacer zapping. Colocar el producto en medio de un programa (el product placement o publicidad por emplazamiento, o sea, que el protagonista de una serie desayune leche Talcual) también es eficaz, pero el espectador sabe que está viendo un anuncio y puede intentar defenderse. Pero que sea la serie entera la que se sitúe en medio del producto en vez de ser el producto el que se sitúe en medio de la serie, y que lo haga durante una hora y media a la semana, y que la serie esté bien hecha, y que el producto sea algo tan maravilloso como Lastres, Colunga, la costa y la montaña asturiana… Eso deja a los espectadores, incluidos usted y yo, diciendo: quiero vacaciones ya: a la una, a las dos y a Lastres.

3 comentarios:

Edmond dijo...

Lo cierto es que en Lastres están tratando de aprovechar este tirón que las serie les puede dar y han confeccionado carteles señalando las principales localizaciones de la serie. La serie está tratando con mucho mimo esa localidad y me alegro.

Linotipo Percolatti dijo...

Como todo lo que se pone de moda, en los próximos meses mejor no ir por allí. Además los asturianos tenemos la suerte que Lastres va a quedar, más allá de la serie, así que aprovechen el tirón.

profedelengua dijo...

Estuve en Lastres hace casi veinte años, y me alegra que la gente lo descubra ahora, incluso si es a través de una serie de Tv (que no está mal, por cierto).
PS. Excelentes textos argumentativos, por cierto, los utilizo en clase para mis alumnos de Lengua. Por cierto... En lugar de "inescapable", dígase mejor "inexorable"...