01 abril 2009

MI VECINO DEL 2ºD

Patrick Jane, el protagonista de “El mentalista” (La Sexta), dice que los hombres son como tostadoras y las mujeres como acordeones. No sé qué significa. Pero si, después de ver las últimas entregas de “Tengo una pregunta para usted” (TVE), Patrick Jane hubiera dicho que los espectadores son como tostadoras y los políticos como acordeones, creo que le entendería perfectamente.

Qué tostón, ¿no? A lo mejor es que soy una tostadora perfecta y, claro, todos los políticos-acordeones educadísimos y sonrientes que se enfrentan a las preguntas de los ciudadanos bajo la atenta mirada de Lorenzo Milá me parecen un tostón. Además, desde los tiempos de Mariajesusysuacordeón y aquellos temibles pajaritos por aquí y por allá, los acordeones me dan miedo. Así que ver a Rajoy tocando el acordeón dialéctico en directo me da mal rollo. Me gustaría ver a Zapatero y Rajoy en una reunión de la comunidad de vecinos de mi edificio. Ahí sí que no valen sonrisitas, quiebros, regates y música de acordeón. Mi vecino del 2ºD se los comería vivos. Y es que mientras esos cien ciudadanos que llenan las gradas de “Tengo una pregunta para usted” jueguen en campo contrario (un programa de televisión), los políticos siempre serán acordeones y los espectadores tostadoras.

Ahí va mi propuesta. Que los ciudadanos jueguen en casa, y que sean los políticos los que tengan que sentirse incómodos y aprender a moverse en el breve espacio del portal de un edificio cualquiera. Reunión de vecinos, con orden del día y todo. Y Zapatero y Rajoy ahí plantados, sin corbatitas, sin bolígafos para mantener las manos ocupadas, sin asesores guiñando un ojo y sin trucos de acordeonista. Y mi vecino del 2ºD en su salsa. Se iban a enterar. Al primer “mire usted”, empezaría la guerra. Se hablaría de las goteras del Estado, de los ruidos de la crisis, de derramas extraordinarias, de si están los tiempos como para comprar macetas, de los puntos y comas del libro de actas, de los caraduras que no pagan la comunidad y de quién es el culpable de la mierda de reparación del sistema eléctrico. A palo seco. Sin acordeón. No sé si podré sujetar a mi vecino del 2º D mucho tiempo... ¡Corran!

5 comentarios:

Edmond dijo...

¡Vecino del 2º D a las elecciones! Cuando Zapatero fue, lo vi a ratos; de Rajoy diectamente pasé. No me interesa lo más mínimo ver las respuestas prefabricadas que meten con calzador, ni los gestos amigables para con los ciudadanos que preguntan, que huelen a impostura.

Perhaps... dijo...

A Zapatero no lo ví, y a Rajoy vi un par de preguntas: las preguntas eran una verdadera chorrada y las respuestas eran largas pero carentes de contenido....

¿Hasta cuando van a estar emitiendo este programa?Es insoportable...tanto por la parte de los políticos como por la de los que preguntan.

Elenía dijo...

Esto me recuerda a un capítulo de Padre de familia en el que Lois se presenta a alcaldesa de Quahog y lo único que necesita contestar a CUALQUIER pregunta para que el público esté contento son cosas como: "El 11-S fue un ataque divino", "todos contra el Islam" etc. Entonces, deducimos que al público en realidad no le importa lo que pregunta siempre y cuando la respuesta le agrade. ¡A complacer pues!

Anónimo dijo...

Para Antonio Rico,perdona pero necesito una aclaración.Este comentario,indentico en el titulo,el vecino del 2ºD,lo he leído hoy en un diario gallego,más concretamente,creo en el diario de Pontevedra(es que leí varios y no me acuerdo muy bien en cual lo leí)¿Era el tuyo o una copia?Pues el que firmaba no lo hacía como Antonio Rico.Y bueno no lo he entendido muy bien,aún tengo mis dudas de lo que querías decir.Un saludo

Anónimo dijo...

Un consejo: si vas a nombrar al mentalista, hazlo siempre al final de la entrada.