18 julio 2009

NO ES UN DÍA COACHQUIERA

Esos programas de televisión en los que nos aconsejan cómo educar a los niños, cómo administrar el dinero en casa o cómo enseñar al perro a no morder el sofá forman parte de un género en auge llamado “coach”. Qué le vamos a hacer, podían llamarse de entrenamiento, asesoramiento o simplemente de consejos, pero entonces no molarían ni la mitad y no los querría ver nadie. Somos tan listos y guays que no permitimos que nos digan cómo tenemos que hacer las cosas, pero si nos lo dice un “coach”, nos parece requetebién. Queda tan fino hacer algo porque lo dice un “coach” que vamos a proponer uno aquí, a ver si cuela.

Se trataría de un programa que enseñara a cuidar la imagen que ofrecemos, a mejorar aquello de nosotros que más impresión causa en los demás, a perfeccionar eso por lo que quien acaba de conocernos se hace más rápido una idea de qué clase de persona somos. Así que nada de teñir el pelo, cambiar el calzado o mejorar el fondo de armario. Se trata de algo mucho más importante: hablar mejor, manejar mejor el lenguaje, despertar el gusto por las palabras, saber elegir el término preciso para cada ocasión.

Un programa de televisión así nos hace falta a todos, pero sobre todo les hace falta a los demás programas de televisión, que cuidan el vestuario, la iluminación o el sonido, pero destrozan el lenguaje sin miramientos y enseñan a sus espectadores a hacer lo mismo. ¿Hay alguien capaz de enseñar a los que hacen televisión cómo se hace un programa cuidando cada palabra, con un equipo de colaboradores en el que cada uno sabe exactamente qué término usar en cada ocasión, y que además consigue que quien lo sigue se lo pase bomba y aprenda un montón? Sí: se llama Pepa Fernández, con su equipo hace en RNE-1 “No es un día cualquiera” y este fin de semana estará en Avilés enseñando a quien lo quiera ver que el coach que necesita la tele se hace en la radio los sábados y los domingos por la mañana. No se lo pierdan.