03 julio 2009

EL COCHE MONÁRQUICO

De verdad, hay dos cosas en la vida que es mejor no modernizar: una es la monarquía, la otra es "El coche fantástico". Sobre la primera habló durante un rato María Teresa Campos durante la interesante charla que mantuvo con Andréu Buenafuente en la noche del miércoles. "Claro", cito de memoria, "la monarquía ya se ha modernizado todo lo que se se puede modernizar. Ya se ha hecho constitucional y parlamentaria. No podemos modernizarla mucho más. Si ellos empiezan a querer ser vistos y tratados como gente normal, la gente normal va a querer ser vista y tratada como ellos. Si modernizamos mucho la monarquía en lo que terminamos es en una...", dudó si terminar la frase, "en una...", repitió. "República", cerró Buenafuente y de pronto comprendí por completo las razones del fracaso de la nueva etapa de "El coche fantástico". "Knight Rider 2008" ha terminado su paseo por la programación de los EE.UU. tras 17 capitulillos. En España podemos verlos en Sci-Fi, -Digital+, Imagenio-, y comprobar los peligros de intentar modernizar aquello cuya esencia está basada en las armaduras medievales.

Está en la naturaleza de un régimen basado en la herencia familiar de la jefatura de un Estado su carácter anticuado, como está en la naturaleza de "El coche fantástico" esa calidad de imagen de videoclip de Dire Straits, ese David Jaseljof discípulo aventajado de Arturo Fernández, esas tramas tan planas y previsibles como el movimiento zis zas zis zas de la roja lucecita delantera de KITT. Si se intenta convertir "El coche fantástico", -"El auto increíble" en México, ¿no es delicioso?-, en "Bones", la gente va a pasar de ver "El coche fantástico" y continuará viendo "Bones". Dejemos a los reyes en sus castillos mientras la Historia se lo permita. Que Buenafuente siga haciendo el mejor late night nunca visto en España. Y que los yanquis se atrevan a rodar una verdadera nueva etapa de "El coche fantástico" en baja definición con hombreras y sólo comercializada en cintas de VHS.

2 comentarios:

Boop dijo...

Michael, Devon, Bonnie y Kitt. Ah, qué tiempos aquellos!!

Confieso que yo estaba loca por Michel Kinght, con sus ojos azules y su cazadora de cuero... qué se le va a hacer, yo era joven y no existía el mando a distancia.

¿Y no era adorable el humor irónico de Kitt? Lo era, ¿no?. Será mejor que no vuelva a ver la serie original porque igual descubro las trampas de la memoria y la maldición de la adolescencia.

Daniel dijo...

Buena serie "El coche fantastico", la monarquia de "fantastica" tiene mucho. Buen verano.