28 julio 2009

THE BIG BANG THEORY


Todo comenzó con un Big Bang. The Big Bang Theory también empieza así.

Aristóteles decía que el hombre es un animal que ama el conocimiento. Dicho así suena muy elegante, así que quien lo suelta por ahí queda como un señor. Quien lo oye asiente pensativo y luego cambia de tema porque no sabe qué decir, pero para sus adentros está convencido que ese tal Aristóteles era un varas que no se enteraba de nada y seguramente aburriría a las piedras con su blablablá. Como sinceramente creo que el maestro de Alejandro Magno tenía razón (hay gente pa’ tó), me gusta defender su tesis con un argumento sacado de la chistera: el hombre ama el conocimiento aunque sólo sea porque nos permite reírnos de más cosas.

Ver a un hombre vestido de mujer gritando “¡Joshuaaa!” está muy bien la primera media hora, pero luego cansa. Es un humor muy limitado porque está confinado en una distinción pacata entre hombre y mujer que aprendimos a los dos años. Si, con permiso de Wittgenstein, los límites de mi conocimiento son los límites de mi capacidad de reírme del mundo, debemos aprender cada vez más cosas aunque sólo sea porque nos permite reírnos de algo más que de un hombre vestido de mujer.

Me gusta “The Big Bang Theory” porque es una comedia de situación descacharrante en la que te ríes de un montón de cosas que se estudian en bachillerato y que hasta entonces podían parecerte aburridas. Me la descubrió Héctor Martínez, un amigo al que le gusta la Física y reírse de la Física, lo que es lo mismo. El año pasado se emitió en Antena Neox por TDT, pero este año la podemos ver en Antena 3 los sábados y domingos antes de “Los Simpson”. Es cierto que la Física de la que se ríe “The Big Bang Theory” no es la que defendía Aristóteles hace 2.300 años, pero seguro que el viejo maestro, amante del conocimiento, estudiaría con gusto la Física de hoy y luego se moriría de risa viendo en la tele algo más grande que el pequeño mundo en el que están encerrados Los Morancos.

5 comentarios:

Kafkaensoledad dijo...

Vaya, ¡qué de recomendaciones acerca de esta serie!. Parece que promete.

Yo creo que, por desgracia, hay muchísima gente que se conforma no con media hora de Los morancos, sino con una y con dos y que serían capaces de santiguarse ante un libro o una serie que les obligara a pensar o a conocer algo distinto.

¿Lo peor? que encima voy y los conozco.

Thexor dijo...

También cabe destacar que ese personajillo llamado Héctor, (¿Quién será...?) también se va a reír CON la Física, sobre todo a partir del próximo curso, que va a empezar la magnífica carrera de Física en todo su esplendor, (aplausos).

Daniel dijo...

Es una serie muy buena con un humor bastante atípico. El problema es que, en ocasiones, tienes que ser muy muy friki para reirte a gusto: hablan de comics, de videojuegos, de ordenadores... muy friki, ya digo.

Trepamuros dijo...

Es la bomba esta serie. Como comenta Daniel no sólo se centran en la física, sino en ese universo dentro del universo llamado frikilandia. Es una serie inteligente, con personajes interesantes y divertidos (destacando con creces el maniático, egocéntrico y superdotado Sheldon). Ojalá todas las series fueran como esta... o mejor no, que luego no habría nada original de lo que aprender. Jejejeje.

bloody mery dijo...

Esta serie es simplemente genial, especialmente el gran Sheldon Cooper, no es la primera vez que mi compañera de piso se levantaba al baño y me encontraba sentada en el sofa delante del ordenador llorando de risa, hay pocas series que consigan eso.

No se como antena 3 no se decidio a pasarla antes (al igual que deberia hacer con skins) y se dedika a emitir programacion tipo fisica o quimica... se ve que la audiencia manda, y por desgracia no seimpre la audiencia es sabia.