25 febrero 2010

COBRA

Si el lunes por la noche usted no vio el aburrido programa de La 1 en el que se eligió al aburrido representante de TVE para el próximo aburrido Festival de Eurovisión, enhorabuena: está usted tan al cabo de la calle como el presidente de RTVE, Alberto Oliart, que tampoco lo vio. Si se queda fuera de todas las conversaciones porque el lunes por la noche usted no vio el inefable espectáculo de John Cobra en el inefable programa que La 1 hizo para lanzar el próximo inefable Festival de Eurovisión, no se preocupe: Oliart no tuvo problema en intervenir ente la Comisión de Control Parlamentaria de RTVE en el Senado para hablar de este asunto y tampoco lo vio. Recordemos que en 1992, el vicepresidente estadounidense Dan Quayle deletreó mal la palabra “patata” en una visita a una escuela de Nueva Jersey, lo que animó a los estudiantes del país porque demostró que cualquiera podía llegar a vicepresidente. Siga usted las enseñanzas de nuestro mesías Bryan en la cruz y mire siempre el lado bueno de la vida: está cualificado para ser presidente de RTVE.

Respecto a lo del Cobra, veamos, ¿dónde están tantos triunfitos, dónde los grandeshermanos, dónde los pospestares, ultimossupervivientes, famososabailarines y dónde los participantes en todos los procesos de selección que en la tele han sido? El Cobra no sabe nada del “ubi sunt” ni de las coplas de Jorge Manrique ni falta que le hace. Él sabe que aquí el que anda listo pilla cacho; y el que no, se olvida, que es el morir. Así que aunque hubiera estado mejor montar el pollo en Oslo ante medio mundo, prefirió el carpe diem siendo reina por un día junto a Anne Igartiburu. El sistema digestivo audiovisual lo exprimirá, metabolizará y defecará en pocos días, pero mientras tanto vive su momento. Ahora todos esos programas que pagan lo que sea por tener al último friki en su plató se lo subastan. Y cuantos más pujen, el Cobra más cobra.

2 comentarios:

david dijo...

Y yo que me pasaba los veranos en el pueblo, cuando venía de la piscina en verano, cansado y con cloro en el cuerpo, mientras mi abuela hacía la cena, viendo a eso de las ocho de la tarde "nada es para siempre"..una serie para adolescentes ñoña, pero que por la noche comentábamos y destripábamos con vehemencia sabiendo lo frívola que era... y lo que nos gustaba frivolizar a esas edades...me alegré mucho cuando una canción frívola cantada por alguien que lleva más de 15 años en esto del teatro ganó el pase para ese festival frívolo que destriparemos con vehemencia llegado el momento..

Y es que una cosa es la frivolidad manifiesta y ñoña y otra la frivolidad violenta auspiciada por una web frívola que tiene los posts más frívolos de la red sobre tías buenas y coches con grandes tubarros.

Un espectáculo grotesco el del lunes, pero yo aliviado de que todavía se pueda diferenciar una frivolidad de otra.

Erosè dijo...

No he oído nada en mi clase sobre el tema en estos 3 días. Y mira que hay gente chismosa, granhermanoadicta, famafanática, que se saben todos los cotilleos e historias frikis del momento... Me he entarado leyendo el periódico. ¿Existirá alguna clase de escudo protector en ese aula?