28 noviembre 2010

1 OCHENTA

Tiene nuevo programa Samanta Villar, la de “21 días”, la que fumó porros cuando anunció que iba a fumar porros, la que no hizo porno cuando anunció que iba a hacer porno, la que se lo curró haciendo un montón de reportajes sobre mil temas y al final la peña recuerda sólo lo de los porros y el porno, qué injusta es la vida. El programa se llama “3 sesenta”, que es uno de esos nombres desconcertantes que parece haber sido escogido a posta para que al decírtelo tengas que preguntar por qué se llama así, que si va en la línea de “21 días”, pero que ahora en vez de 21 días rodando sólo se pasa tres y después te lo comprime en sesenta minutos. Y así se lo pones a huevo para que te suelten el rollo promocional: que no, qué va, se trata de ofrecer una completa visión de 360 grados alrededor de un famoso para mostrarnos la persona que hay detrás del personaje.

Uf. En estos tiempos en que triunfan tonterías del tipo “Sé tú mismo” y “No cambies nunca”, habrá quien roce el éxtasis místico al tener la posibilidad de descubrir la persona que hay detrás del personaje, pero no cuela entre los que recordamos que Pedro Ruiz usaba hace años un truco semejante diciendo que su programa extraterestre buscaba el lado humano de los humanos a los que entrevistaba. Y menudo tostón.

Así que por sentido del deber aguantamos el estreno dedicado al torero Francisco Rivera, pero ya no pudimos con la segunda taza que nos ofrecieron a continuación con la sinsustancia Paris Hilton. Ni personas ni personajes: aquello sólo era otro programa más sobre famosos, pero en plan guay. Ay, cómo te comprendo lo famoso que eres y lo que sufres por ser famoso. Y qué gracia que te guste “AC/DC”, la filosofía oriental, Steven Seagal y que creas que hay cosas como el toreo que son cosa de hombres y no de mujeres. Ay.

Visto lo visto, titularé esta columna “1 ochenta”. ¿Que por qué? Porque cuando lo vea venir giraré 180 grados y marcharé por donde venía.