05 noviembre 2010

EL DOMADOR Y LA PRINCESA AMAESTRADA

Desde el miércoles por la noche, “El burgués gentilhombre” de Molière es más divertido y te ríes más. Antes veías esa escena en la que monsieur Jourdan descubría que hablaba en prosa sin saberlo y te hacía gracia. Ahora ves la misma escena y es que te partes. La mejoría está en que, desde anteayer, el personaje gracioso es el filósofo que enseña a Jourdan lo que es hablar en prosa. El pobre no se da cuenta de que si Jourdan no sabe lo que es hablar en prosa, entonces… ¡no habla en prosa! ¿Cómo iba a hacerlo si no podía tener ninguna intención de hacerlo? ¿Lo pillan? Es como si una persona no supiera qué es la sístole y la diástole: pues entonces no podría tener intención de que su corazón latiera en condiciones, lo que demuestra que sin duda su corazón no late. Qué divertido.

No pongan esa cara. Esta gilipollez de argumento fue el que usaron el jefe de pista Jorge Javier Vázquez y su princesa del pueblo amaestrada para defender el triste oficio del que viven. Belén Esteban decía que ella no quería ser el modelo de conducta para nadie, ¡lo que demostraba que no lo era! Su domador decía que no quería educar niños ni enseñarles cosas feas, ¡lo cual demostraba que no lo hacía! Lo dijeron sin ponerse colorados en “España pregunta, Belén responde”, un programa que se sacaron de la manga para seguir sacando jugo de la misma naranja reseca.

El argumento será malo, pero sirve para lo que pretenden: seguir haciendo lo que quieren sin asumir ninguna responsabilidad sobre la porquería que emiten en abierto a millones de televisores. Es un argumento estupendo para engañarse y vivir tranquilo sin reconocer el daño que se hace. Y vale para todo: “Nunca me he sentido enganchada a nada ni me he sentido una yonki”, dijo la Esteban. Lo que, alehop, demuestra que nunca estuvo enganchada a nada ni fue una yonki. ¿Cómo iba a serlo alguien que ni quería serlo ni lo sentía? Pues eso, que te partes de risa.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Esta es la mejor crítica televisiva que he leído nunca. Y lo mejor es que se puede aplicar a cualquier ámbito de la sociedad.

32 dijo...

Muy buena!!

Guinda dijo...

I had a dream... ¡Hace tiempo que lo tengo! Cuando la naranja reseca (qué buen símil o ¿metáfora pura?, no estoy segura) ya no tenga ni una gota, alomejor a su representante o a algún avispado productor se les ocurre hacer un programa de tele-realidad y culturizar de verdad a Belén, y la vemos estudiando la ESO, por ejemplo, aplicándose de verdad y aprendiendo si quiere cobrar a fin de mes. Sería otra forma de dar ejemplo. No veo las cadenas españolas porque no vivo allí, y por eso me resulta más escandalosa la progresión de esta señora y la forma de sacarle jugo de los que la rodean cada vez que voy de vacaciones y me la topo en algún canal. Gracias por dejarme compartir mi sueño y mis impresiones.
Guinda