06 noviembre 2010

UN 6 O UN 7% DE AUDIENCIA

Es muy fácil ponerse estupendo y explicar el bajísimo porcentaje de audiencia de La 2 apelando al escaso nivel cultural de la población. Es más difícil explicar por qué estos niveles de audiencia siguen siendo bajos incluso entre espectadores nada sospechosos de abrevar en los lodazales de "Sálvame" y que dan muestras de disfrutar de programas televisivos en los que se priman los elementos culturales. Éstos son los datos: La 2 ha registrado el mes pasado la peor audiencia de toda su historia, bajando hasta un 2,3%, por debajo incluso de algunos canales infantiles o muy especializados de la TDT. Pero es que incluso entre los espectadores de "Saber y ganar", el programa estrella de La 2, la audiencia de la cadena es baja: tres de cada cuatro espectadores del estupendo concurso de Jordi Hurtado no vuelve a sintonizar La 2 durante el resto del día.

Es grave para Zapatero que el 80% de la población no le quiera como presidente del Gobierno, pero es más grave aun que opine igual el 60% de los votantes del PSOE. Cuando una cadena de clara vocación cultural registra baja aceptación entre los espectadores con intereses culturales es que algo se está haciendo mal. No basta con que un programa se arrope en su carácter "cultural" para quedar justificado y libre de reproches. Un programa "cultural" puede estar completamente desencaminado si, por ejemplo, se deleita con fruición en los afanes elitistas y pedantes, tanto en sus contenidos como en su formato de presentación, que caracterizan buena parte de las Bellas Letras y, por extensión, de las Bellas Artes. A diferencia de la divulgación científica, que posee siempre una clara vocación popular y mayoritaria, la divulgación artística gusta con frecuencia de centrifugar a buena parte de la audiencia buscando un prestigio y un reconocimiento de exclusividad incompatible con una cadena pública de televisión. Huir de la comercialidad no significa alcanzar la marginalidad, y La 2, -nuestra queridísima segunda cadena pública-, debería replantearse su enfoque para alcanzar al menos un 6 o un 7% de audiencia.