14 septiembre 2013

HAY DÍAS PEORES QUE OTROS


“The Smiths” descubrieron que, desde la edad del hielo hasta la edad del paro, algunas chicas son más grandes que otras. “Yo aún diría más -añadirá quien conozca a los detectives Hernández y Fernández y tenga tele- algunos días son más duros que otros”. Y el jueves fue uno de esos días más duros que otros en esta edad del paro. Lo fue porque comenzó con la tele mostrando cómo el ministro de Educación se mofaba de nosotros y terminó con la tele mostrando cómo se befaba de nosotros Telecinco.

Vuelta al cole. En “Los desayunos de TVE” entrevistan al ministro José Ignacio Wert. Como hay que tener a la peña entretenida y la “relaxing cup of café con leche” ya no da para más, suelta esta perla para servir en bandeja un titular a los telediarios del día y unos cuantos chistes a los guionistas de “El intermedio”: “Comparado con otros países de nuestro entorno cultural que están embarcados en reformas educativas, como México o Chile, el nivel de discrepancia en España se puede considerar una fiesta de cumpleaños”. Ese mismo día los telediarios avanzan el calendario de las próximas movilizaciones en defensa de la enseñanza. De momento, los agentes sociales no reaccionan al chascarrillo de tan dicharachero ministro porque no prevén organizarle ninguna fiesta de cumpleaños ni el 18 de febrero, cuando cumple 64 añazos como ser humano, ni el 22 de diciembre, cuando cumple dos añitos como ministro. Pobre, a lo mejor le hacía ilusión una fiesta como las de Ana Mato gratis total.

Por la noche, los cachondos de Telecinco repitieron la final de “Campamento de verano” porque consideraron tan injusto que hubiera ganado la final un tipo que había hecho trampa como que ellos no prolongaran más su sucio negocio repitiendo otra vez lo mismo. Así que lo repitieron, volvió a ganar el mismo y ellos nos sacudieron en los morros un programa que les salió gratis total.

Sí, hay días peores que otros. Y ni siquiera tienen la guitarra de Marr y la voz de Morrissey.

1 comentario:

Amarok dijo...

Este ministro es un sinvergüenza. No le basta con perjudicar al sector educativo sino que además tiene que reírse de él. ¿Cómo pueden dar tanto asco (en general) los políticos de este país?