16 mayo 2015

LA VOZ DE LOS ARTRÓPODOS SIN VOZ

Reviso el programa electoral del Partido Animalista PACMA y no encuentro medidas a favor de la inmensa mayoría de los animales de nuestro país. Dicen textualmente defender a todos los individuos al margen del sexo, la religión o la especie, pero en verdad sólo defienden a los animales domésticos o de granja o a los toros, es decir, a los animales creados por nosotros mediante selección artificial a partir de otras especies. Más del 80% de las especies animales y más del 95% de los animales vivos en nuestra península son insectos y arácnidos. Lloramos ante el toro de la Vega, pero callamos cuando una excavadora hunde su pala en un terreno lleno de hormigueros para construir, por ejemplo, un centro recreativo para nuestra diversión. ¿Sólo tienen derecho a la vida los animales creados por nosotros, o los que son grandes, o los que se nos parecen? ¿No sufren terriblemente las arañas que son torturadas y asesinadas mientras nuestros insecticidas las van asfixiando lentamente? ¿Es que los artrópodos son animales insensibles sólo porque no pueden llorar? ¿Vale más la vida de un perro que la de millones de moscas?

El que piense así debería ver “Micro monstruos”, la última archimaravillosa serie documental de David Attenborough, actualmente emitiéndose por La 2, sobre el mundo de los artrópodos. Tras recuperarse del alucine absoluto que es cada capítulo, comprenderá el espectador que estamos ante los animales más antiguos del planeta, los que han evolucionado de una forma más variada, y los que presentan formas más sofisticadas de organización social, de comunicación, de estrategias de supervivencia. Su sistema nervioso lleva cuatrocientos millones de años perfeccionándose hasta alcanzar niveles de refinamiento inauditos. Ellos no pueden levantar su voz y hacernos entender el terrible sufrimiento al que los sometemos, pero eso no quiere decir que no lo padezcan. Las cucarachas jamás nos exterminarían con productos químicos o palas excavadoras sólo por diversión. ¿No se merecen nuestro respeto y cuidado el 95% de nuestros animales municipales y autonómicos? ¿Ningún político va a ser la voz de los artrópodos sin voz?

1 comentario:

Maria del Carmen Cortes Aguilar dijo...

A conciencia nunca he pisado una hormiga ni aplastado una araña,pero con las moscas,moscones,mosquitos,cucarachas y ratas quien no se ha "desfogado"?/Quiza es que no hemos descubierto como domesticarlas!/Por el momento,acepto a Antonio Rico como "Animal escritor de compañia" porque me encanta lo que dice y como lo dice.He dicho.