10 mayo 2015

AL PAN, PAN; Y A "CUARTO MILENIO" COMO LOCOS


Hoy sí que “Cuarto milenio” va a estar bien. La entrega de hoy va a ser tan sorprendente, tan original, tan reveladora y necesaria que ella sola logrará que haya valido la pena que una birria tan grande como “Cuarto milenio” estuviera durante tantos años estropeando la programación de Cuatro y dando la tabarra a la peña con sus impostadas tonterías y sus poses de profundidad hueca y tramposa.

En principio, para la entrega de hoy hay anunciadas las mismas birrias de siempre, pero seguro que entre superchería y superchería encuentran un hueco para hablar del desaparecido Jesús Hermida. Ya el día en que el periodista nos dejó, Íker Jiménez lanzó este tuit: “Nuestro recuerdo para un inolvidable maestro en la comunicación: Jesús Hermida”. Algo trama Íker. Un profesional como él capaz de sacar dinero de debajo de las piedras (diciendo que son “misteriosas”, “secretas” o “extrañas”, según tenga el día) no habla así porque sí.

Jesús Hermida, ¿“maestro en la comunicación”? Aquí hay gato encerrado, porque una cosa es el cómo y otra es el qué. ¿Y qué comunicaba Hermida? ¿Quién, sino él, puso su maestría como encantador de serpientes al servicio de la CIA, la NASA, el Gobierno en la sombra de EE.UU. o alguna fraternidad secreta de illuminati caballeros masones gnósticos del Temple para que conspirara haciendo creer al mundo que el hombre había llegado a la Luna? Venga, Jiménez, dale caña hoy por la noche a Hermida. Y cuando te hayas despachado a gusto, dale un repasito a Félix Rodríguez de la Fuente: otro “maestro en la comunicación” que pasó su carrera hablando de animales y sospechosamente no dijo ni una palabra sobre el monstruo del lago Ness, el Yeti, el Bigfoot, el hombre del saco o el ratoncito Pérez. ¡Íker, menos mal que tú llamas al pan, pan; y al vino, vino!, ¡menos mal que sigues tú aquí con nosotros para mantenernos despiertos y vigilantes contra los “maestros en la comunicación” fulleros y estafadores!