20 mayo 2015

SHELDON COOPER EN ANFIELD

El último capítulo de la octava temporada de “Big Bang” (TNT) parece indicar que la serie está cerca de su cierre. No diré que la fórmula esté agotada, pero hay series que cuando sacan un notable alto en la nota final de la temporada, en lugar de un sobresaliente o una matrícula de honor, empiezan a oler a despedida tranquila y, eso sí, entre risas. No sé cómo será el adiós de “Big Bang”, pero sí sé cómo me gustaría que fuera. Me gustaría que Sheldon Cooper se fuera de nuestras vidas como Steven Gerrard se fue de Anfield. Quisiera que el último capítulo de la última temporada de “Big Bang” en TNT fuera tan emotivo como el último partido de Gerrard con el Liverpool en el mítico Anfield. Desearía ver a Howard, a Amy, a Leonard, a Penny, a Rajesh y a Bernadette moverse por última vez en el universo de “Big Bang” como Gerrard se movió en su último partido en un estadio en el que el Liverpool nunca caminará solo. Gerrard se despidió de Anfield con una derrota. No importó. Puede que “Big Bang” se despida de la parrilla televisiva dentro de un par de temporadas con un bajón de audiencia y críticas tibias. ¿A quién le importa, siempre que no olvidemos lo que “Big Bang” ha hecho por la comedia, la dignificación del frikismo, la Teoría de Cuerdas, el gato de Schrödinger, la crítica a la pseudociencia, la comida china y el Klingon?

El fútbol es un deporte que suele comportarse de forma cruel con sus héroes, así que el último y conmovedor partido de Gerrard en Anfield fue también en eso excepcional. La televisión tampoco tiene por costumbre despedir como se merecen a las series que durante un tiempo alegraron nuestras vidas, por eso muchos lamentaríamos que “Big Bang” se fuera con derrota en un estadio semivacío. No nos pongamos nerviosos. Gerrard nunca volverá a pisar Anfield con la camiseta roja del Liverpool, pero los chicos y chicas de “Big Bang” volverán la temporada que viene sabiendo que, como el Liverpool, no pueden ganar la Liga, pero sí clasificarse para la Liga de Campeones. Y cuando llegue el momento de la despedida, quisiera que Sheldon saliera al campo sabiendo cuánto le queremos y que su sitio siempre será su sitio.