27 junio 2015

JUEGOS ESTÚPIDOS


I. Nos enfrentamos a la naturaleza en condiciones durísimas. Y gracias el esfuerzo de una lucha de milenios, una parte, no todos los humanos, vencimos al frío, a la mortalidad infantil, duplicamos la esperanza de vida, acabamos con enfermedades. Creamos entornos segurísimos en donde es imposible morir devorado por una fiera. Y, tras doblegar a la naturaleza con nuestra capacidad transformadora de la realidad, volvemos la mirada al mundo salvaje y nos lo representamos idílico, armonioso. Afirmamos querer volver a recuperar esa esencia pura natural paradisíaca que jamás existió, que nos inventamos a partir de las películas de Disney y otros productos infantiles.

II. Con lucha y esfuerzo de siglos, las mujeres han combatido contra la violencia y la subordinación que sufrían en muchísimas sociedades y contextos sociales. En condiciones muy duras, una parte, no todas las mujeres, consiguieron ganar una igualdad significativa en las relaciones personales y en los juegos de fuerza familiares, sexuales y profesionales respecto de los varones. Y, tras ese logro a favor de la marcha de la Historia, se llenan de mujeres los cines que proyectan “Cincuenta sombras de Grey” y las adolescentes fantasean con una sumisión de color fosforito, con recibir una violencia sin espoleta, con recuperar un machismo humillante aunque cortés que jamás existió.

III. Fue difícil vencer a la pobreza, salir de las cuevas y las chozas insalubres, cobijarse de la intemperie, beber agua limpia, tener alcantarillado. Una parte, no todos los humanos, consiguieron tras siglos de trabajo alcanzar unas condiciones elementales de comodidad para rodear su vida cotidiana. Y, tras tanto esfuerzo y tesón, Telecinco lleva ya catorce ediciones de “Supervivientes”, en donde un montón de supuestos famosos gustan de revolcarse en el barro volviendo a una prehistoria pasteurizada tras la que esperan cheques que no huelen. Dulce, la niñera de la hija de Chabelita, tiene un disgusto tremendo porque el juez le ha quitado la custodia de la niña a su madre por pasarse meses jugando a este juego estúpido en Honduras.