03 septiembre 2015

CÁMBIAME POSTVACACIONAL


Eso sí que no. No puede ser que Telecinco estrene “Cámbiame premium” justo el uno de septiembre. Ese día los ciudadanos occidentales de bien andamos ocupados autoobservándonos con detenimiento en búsqueda de esos síntomas que permitirán a un médico diagnosticarnos un hermoso síndrome postvacacional con el que poder presumir ante nuestras amistades porque nuestras vacaciones fueron mejores que las suyas. Pero con el estreno de un programa tan perverso, manipulador y tramposo como “Cámbiame premium” no hay manera de recopilar síntomas como Dios manda.

En efecto, basta con haber pasado unos minutos por el nuevo programa de Jorge Javier Vázquez para quedarse sin síndrome postvacacional. Es suficiente haberle echado un vistazo anteayer por la noche a “Cámbiame premium” en un zapping (no quiero ni pensar en quien lo haya tragado entero) para sufrir irritabilidad, ansiedad, sueño, hastío, falta de concentración y una sensación de vacío equiparable a la depresión, ¡justo los síntomas de nuestro adorado síndrome! ¿Cómo conseguir ahora que le haga caso un médico y ponga por escrito que puede seguir unos días más sin ir a trabajar porque está malito? El médico sabe que la irritabilidad y el hastío pueden deberse a haber visto cómo manipularon a una señora para llevarla al plató aunque ella había dicho mil veces que no quería salir en la tele, que ver a Fortu disfrazado de Manolo Escobar produce ansiedad y hastío, que comprobar cómo un alcalde pone un pueblo al servicio de la telebasura ocasiona sueño y una sensación de vacío equiparable a la depresión.

Que aprenda Telecinco de La 1, que dedicó la noche del martes uno de septiembre a darnos ánimos despidiendo esa pesadilla de “Cocineros al volante” y reserva el estreno del nuevo programa pesadilla de Bertín Osborne para dentro de una semana, cuando haya pasado todo y nos hayamos hecho a la idea de que esto no tiene arreglo.