07 septiembre 2015

QUE CONTINÚE LA EVOLUCIÓN


El cambio de empresa de Buenafuente, de Atresmedia a Movistar+, no supone un mero cambio de cadena para emitir sus programas: es un cambio total de las reglas del juego. La clave no está en que vayamos a ver un logotipo u otro en la base de la pantalla mientras escuchamos a Andreu contar sus historias. Pasar de la televisión generalista a la televisión de pago supone liberarse de la absurda dictadura de las audiencias diarias y someterse a otro tipo de evaluaciones mucho más razonables para productos televisivos dignos como los que acostumbra a realizar El Terrat. Y si cambian las reglas de supervivencia cambian por completo las morfologías de los organismos.

La llamada “edad de oro de las series”, ésa que ha llenado nuestra vida de maravillas como “Los Soprano” o “Homeland”, sólo fue posible gracias a que las televisiones de pago norteamericanas están libres del cortoplacismo de los shares de cada mañana y evalúan sus emisiones semestralmente a la vista del aumento o el descenso de los abonados. Si la emisión del capítulo 2 de la primera temporada de “The wire” hubiera dependido de la audiencia del capítulo 1, la serie de David Simon jamás hubiera terminado su primera temporada o, más probablemente y peor aún, hubiera terminado convirtiéndose en una serie banal, efectista y sensacionalista, única estrategia de supervivencia en el ecosistema de las evaluaciones diarias. Para que Walter White pudiera completar su proceso de malignización en toda su complejidad hizo falta que la AMC juzgara los gustos de la audiencia tras cada temporada y no tras cada capítulo. Si cambia la temporización de la evaluación cambia por completo la televisión que resulta de ella.

Y Movistar+ en este momento ofrece una lógica de trabajo mucho más adecuada que la televisión generalista para un cómico brillante como Andreu Buenafuente. Tenemos al animal adecuado en el nicho ecológico adecuado. Tras unos años de estancamiento ha llegado el momento de que continúe la evolución del late night en nuestro país de la mano de su presentador más inteligente.