25 septiembre 2015

SIN QUE LLORE EL NIÑO JESÚS


Cuando se dice una mentira, el niño Jesús llora. Es algo que sabemos porque Rod y Todd, los hijos marcianos de Ned Flanders, así nos lo enseñan en “Los Simpson”. Así que, de mentiras, nada de nada. Ni siquiera mentirijillas. Otra cosa es no decir la verdad del todo, dar a entender una cosa siendo otra, o levantar expectativas que luego no se cumplen. Porque con esas cosas el niños Jesús no llora. Al menos, los Flanders nunca dijeron nada al respecto. En “Órbita Laika” lo saben. Gracias a ello, el estreno de su segunda temporada (medianoche de los miércoles en La 2) fue un éxito que hizo alguna pequeña trampa, pero sin llegar a hacer llorar al niño Jesús.

La noticia era que en la vuelta de “Órbita Laika” se produciría el esperadísimo reencuentro audiovisual entre dos famosos personajes televisivos que habían marcado una época copresentando “Sé lo que hicisteis”, el programa que dando caña a Telecinco y contraviniendo el principio periodístico que establece que “perro no come perro”, había puesto en el mapa una cadena recién nacida: laSexta. Pero aunque aquello no resultó ser mentira, no era toda la verdad, daba a entender una cosa siendo otra, levantaba falsas expectativas.

En efecto, a pesar de que iniciaba la segunda temporada con Patricia Conde como invitada, anteayer Ángel Martín se limitó a hacer los guiños y chistes que hace siempre con sus invitados para presentar lo que tiene que presentar: un programa de divulgación científica. Entre el cuarto de millón de espectadores que tuvo el programa, los habría que decidieron verlo por ese “esperadísimo reencuentro”, pero con lo que se encontraron fue con cálculo de probabilidades, transgénicos, viajes a la Luna, creación de órganos para trasplantes o el funcionamiento del GPS, entre otras cosas, junto a una cita para repetir la próxima semana. Ya ven: algo infinitamente mejor y sin que llore el niño Jesús.