15 junio 2016

DEBATE A CUATRO HOMBRES


Hacía falta un debate como el debate a cuatro de anteayer. Un debate en horario de máxima audiencia en el que los cuatro partidos y coaliciones mayoritarias expusieran sus programas y propuestas a los españoles para las próximas elecciones de una forma radicalmente diferente y novedosa a como fueron expuestas el otro día en aquel debate a cuatro en horario de máxima audiencia en el que los cuatro partidos y coaliciones mayoritarias habían expuesto sus programas y propuestas a los españoles.

En efecto, en el debate a cuatro del otro día fueron cuatro mujeres las que debatieron, mientras que en el debate a cuatro de anteayer fueron cuatro hombres. ¿Les parecen una tontería tales distingos entre hombres y mujeres en un asunto como este? Pues no lo es. Debemos tener en cuenta que la mitad de la población española está formada por hombres, y dejarlos fuera de la campaña electoral y la confrontación política es negarles un derecho fundamental. Los hombres tienen tanto derecho como las mujeres a exponer sus puntos de vista como hombres, sus propuestas como hombres, sus inquietudes políticas como hombres. Igual que pudimos ver en el debate del otro día lo que querían hacer con España las mujeres de las cuatro principales fuerzas políticas, es de justicia que ayer pudiéramos ver lo que querían hacer con España los hombres.

¿Qué análisis hace de las grandes cifras macroeconómicas Mariano Rajoy como hombre? ¿Cómo propone regular el mercado laboral en un mundo globalizado Pedro Sánchez como hombre? ¿Qué propuestas concretas para abordar la regeneración democrática en un contexto de descontento social y desconfianza en la política incluye el programa de Pablo Iglesias como hombre? ¿Cuál es la concepción del Estado y cómo debe articularse con el modelo autonómico nacional teniendo en cuenta nuestro papel en un entorno político europeo que atraviesa una crisis institucional agravada por las elecciones de Gran Bretaña para dilucidar el ‘Brexit’ según Albert Rivera como hombre? Ahora que ya lo sabemos, podemos ir todos y todas a votar como un solo hombre y una sola mujer.