02 junio 2016

NIÑOS SIN FILTRO


¿Es “26J. Quiero gobernar” un programa para adultos o para niños? El espacio, estrenado por Telecinco la noche del martes con Pablo Iglesias como invitado, se centra en las próximas elecciones generales, entrevista a un candidato a presidente de gobierno y lo presenta una señora tan mayor como Ana Rosa Quintana, así que parece para adultos. Pero los auténticos protagonistas son los niños que entrevistan, explican, opinan, preguntan y responden con el mismo desparpajo que ya tenían hace lustros cuando protagonizaban aquel concurso que presentó Javier Sardá llamado “Juego de niños” que regalaba Gallifantes.

O sea, que podemos presumir de que ahora en la tele hay programas de política tanto para adultos como para niños. Pero ni un paso más. No hay programas para adolescentes, no hay un “26J. Quiero gobernar” para la muchachada, que esas cosas las carga el diablo. Acabamos de cambiar la ley para subir la edad del consentimiento sexual, y también para que una joven de 16 años embarazada tenga un hijo contra su voluntad si sus padres así lo deciden por ella, pero no para que los menores de 18 años puedan votar, no vaya a ser que se crean que las decisiones políticas les afectan, que descubran la relación existente entre gobernar y gobernarse, que piensen que “26J. Quiero gobernar” tiene algo que ver con ellos, además de con los adultos y con los niños.

Así que venga niños al horario de máxima audiencia. Que son más telegénicos. Y más simpáticos. Y son más de verdad porque no filtran, bien que lo repetía Ana Rosa cuando publicitaba su programa de la noche en su programa de la mañana. Es cierto: los niños no tienen filtro, pero eso no los sitúa más cerca de la verdad prístina y original del buen salvaje (a ver para cuándo un “Perdidos en la tribu: quiero gobernar” igual de tramposo), sino que los coloca al lado de los papagayos que se limitan a repetir lo que oyen. Sin filtro porque no saben filtrar. Los niños son como esponjas, dicen. No es del todo cierto. Las esponjas, como los mejillones, filtran. Los niños, incluidos los que superaron el casting de “26J. Quiero gobernar”, no.