18 julio 2016

DELENDA EST "LAS KARDASHIAN"

Delenda est “Las Kardashian”. Voy a hacer como Catón el Viejo, cónsul y senador romano tan partidario de declarar la guerra a Cartago que terminaba siempre sus discursos con la frase “delenda est Carthago”. No importaba cuál fuera el tema de sus intervenciones en el Senado, -política interior, diplomacia, impuestos…-; siempre sus palabras se cerraban con la afirmación de que “Cartago debe ser destruida”. TEN, una nueva cadena de la TDT, ha comenzado a emitir “Las Kardashian”, un reality en donde se ofrece a los espectadores como modelos de vida el grupo familiar más disfuncional al oeste de los Urales, ganador del premio Charles Manson a las cinco mujeres que peor encarnan los valores que deseamos para vivir en paz en una sociedad democrática. Yo vi el primer capítulo libre de cualquier prejuicio… bueno, quizá vi sólo un cuarto de hora sabiendo un poco ya quienes eran Kim, Kourtney, Khloe, Kendall y Kylie… vale, lo confieso, sólo vi la cabecera sabiendo que me iba a encontrar flotando en medio de la TDT la isla gigante de basura que se comenta que vaga por el Pacífico. Y me fue suficiente.

“Las Kardashian” debe ser destruido. Me refiero al programa. A las cinco Kardashian bastaría con encerrarlas en un campo de reeducación norcoreano. Juro por la tierra roja de Tara que a partir de hoy terminaré todas mis columnas con la frase “delenda est ‘Las Kardashian’”. Si me quejo de las pausas publicitarias dobles de laSexta concluiré diciendo “delenda est ‘Las Kardashian’”. Si comento la intolerable injusticia que es la escasa presencia de “Horace and Pete” entre los nominados a los Emmy, el último punto y seguido dará paso a la sentencia “delenda est ‘Las Kardashian’”. ¿Estrena Telecinco “Hable con ellas”? Muy bien, la crónica terminará con la frase “delenda est ‘Las Kardashian’”. Y así hasta que este reality sea barrido de la faz catódica del planeta. Efectivamente, Roma destruyó Cartago y llenó de sal su superficie para que nada pudiera volver a crecer, aunque para entonces Catón ya había palmado. Preferiría que el fin de “Las Kardashian” me pillara vivo. Delenda est “Las Kardashian”.