28 julio 2016

MÁS VENEZUELA, Y A VER SI CUELA


Todos los informativos de todas las cadenas, todas las entrevistas a miembros de diferentes partidos, todas las tertulias políticas dicen lo mismo sobre la situación de bloqueo institucional en España, pero nadie se acuerda de las instituciones venezolanas. España necesita que se alcance consenso, España necesita que se invista un nuevo presidente, España tiene que disponer cuanto antes de nuevo Gobierno, pero nadie dice nada del consenso, del presidente ni del Gobierno de Venezuela. Nuestra economía requiere que en España haya estabilidad política, los inversores demandan seguridad política en España, las empresas españolas precisan un marco político sólido y sin vaivenes, pero nadie tiene una palabra para la economía, los inversores y las empresas venezolanas. El rey hace ronda de consultas día sí y día también, el rey recibe a los representantes políticos sin que parezca vislumbrarse un acuerdo, el rey está cada vez más preocupado por la situación institucional, pero ni siquiera el rey -que según la tele es tan poderoso y tan perfecto como antes lo fue su padre y antes lo fue Franco, que ya es decir- tiene un gesto para Venezuela.

Pues si para resolver este imperdonable olvido de la tele y el pueblo español con el venezolano hay que volver a convocar elecciones, que se convoquen. Ya veréis entonces cómo todo el mundo en la tele vuelve a hablar de Venezuela, a preocuparse por Venezuela, a viajar a Venezuela. Como en las precampañas y campañas electorales anteriores, los informativos volverán a llenarse de imágenes de las calles de Venezuela, las entrevistas volverán a preguntar por los problemas de Venezuela, las tertulias volverán discutir si el desabastecimiento de estanterías en las tiendas de estanterías es el causante de que en Venezuela las tiendas de estanterías tengan las estanterías vacías.

Solo falta que, si hay nuevas elecciones, las líneas aéreas tengan la precaución de reforzar los vuelos a Venezuela para dar abasto a la oleada de políticos y periodistas que se les viene encima.