23 julio 2016

NADERÍAS TELECINCO


Qué falta de profesionalidad. Acaba “Supervivientes”, pasan los días y no le damos la atención que merece. ¿No vale la pena analizar ninguna de las comentadísimas noticias protagonizadas por los famosos más conocidos en el espacio más visto en torno al cual se articula toda la programación de la cadena más rentable del país? Pues allá vamos.

Empecemos con el fuego cruzado entre Mila (Ximénez) y Milá (Mercedes). Es algo terrible porque una criticó a otra, la otra subió el tono, hubo insultos por parte de alguna de ellas (o de las dos, no lo entendí bien a pesar de dedicarle al asunto casi medio minuto) llamándose cosas feas como “indecente” y “cobarde de mierda”. Algo así. El caso es que se hace necesario poner los puntos sobre las íes señalando algo esencial sobre este agrio enfrentamiento: nada. Así que nada digo. También quiero terciar en el caso abierto por la dirección de “Supervivientes” cuando Sandra Barneda reconoció que había cosas que no se emitían para proteger a concursantes como Dulce que, según Lydia Lozano había hecho declaraciones “querellables”. Ante semejante polémica del copón de oros nada mejor que no decir nada, así que nada añado.

¿Y qué aportar a las declaraciones de Yola Berrocal que tras el fin de “Supervivientes” dijo que hubo veces en el concurso que se sintió “como si fuera una puta mierda”? Nada se merece nada, así que nada digo. Nada que decir tampoco sobre la tontería de que, una vez más, cuando Jorge Javier Vázquez tuvo que proclamar el campeón de “Supervivientes” colocó al que fue ganador a su derecha porque tiene que levantarle el brazo y en el izquierdo sufre una vieja lesión. Nada que decir así mismo sobre el tenso reencuentro guionizado ante las cámaras entre Mila Ximénez y Lydia Lozano. Y nada de nada sobre la falta de Carmen Lomana en el último debate por haber sido mala. Evaluaría más noticiones de “Supervivientes” con los que Telecinco rellenó varios meses de tele, pero la actualidad me obliga a examinar detalladamente el reciente homenaje de “Sálvame” a Pokémon GO con Karmele Marchante disfrazada de Pikachu. Otro caso de nadería sobre nadería, otra nada en la que es mejor no decir nada, nada y requetenada.