21/11/17

50 SOMBRAS DE PRETTY WOMAN

El pasado domingo Telecinco arrasó la audiencia nocturna con la película “Cincuenta sombras de Grey”. Como colofón de una semana en la que redes sociales y tertulias televisivas ardieron de indignación por los detalles del juicio contra “la manada”, en vísperas del Día Internacional contra la Violencia de Género, una historia que hace apología de la dominación y la sumisión, que cuenta en un tono glamouroso el voluntario sometimiento físico, psíquico y sexual de una mujer a un hombre frío y agresivo, se convirtió en la película más vista del año, a un millón de espectadores de distancia de la siguiente, humillando en audiencia, por ejemplo, a la segunda parte de la interesantísima entrevista que Jordi Évole le hizo a Nicolás Maduro en “Salvados”.

Da como un poquito de asquito imaginarse lo que ocurrió esa noche en España. Millones y millones de varones corriendo ante el televisor para babear ante una de las cimas de la cultura de la violación, disfrutando al ver en la pantalla todo lo que les gustaría hacer a ellos con las mujeres, mientras que ellas estarían en otra habitación viendo “Salvados” o, si se encontraban en la misma sala donde se estaba viendo “Cincuenta sombras de Grey”, intentarían no atender a la historia o apartarían la mirada cada vez que Christian Grey apareciera en pantalla por la repulsión que les provocaría. El éxito de audiencia de la película sádica demuestra no sólo los gustos agresivos de los varones españoles, sino también que el mando a distancia es otro ámbito más en donde la voluntad masculina se impone sobre la igualdad de sexos.

Ya tenemos una nueva “Pretty woman”, otra película claramente machista dirigida a un público masculino, que durante décadas arrasaba las audiencias cuando y donde quiera que se emitiese. Pero el nivel de violencia de “Cincuenta sombras de Grey” va muchísimo más allá que el de la película de Julia Roberts y Richard Gere. Nos estamos volviendo todos locos. Permítanme la única frase en la que voy a opinar con sinceridad en esta columna: yo no entiendo absolutamente nada.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Debería haberse informado usted antes de escribir el artículo, porque cuando uno escribe sin haberse informado corre el riesgo de hacer el ridículo.
Debería usted haberse informado de que la novela 50 sombras de grey la escribió una mujer.
Debería haberse informado de que la película 50 sombras de grey la ven sobre todo mujeres, no hombres.
Debería haberse informado de que la novela 50 sombras de grey la leyeron sobre todo mujeres, no hombres.
Debería haberse informado, para evitar hacer el ridículo, pero ahora ya es tarde. Espero que para su próximo artículo se moleste en informarse.

SiNdRa dijo...

¿La última frase te has molestado en leerla? A lo mejor de haberla leído no estarías TU ahora haciendo el ridículo. De nada.

SiNdRa dijo...

¿La última frase te has molestado en leerla? A lo mejor de haberla leído no estarías TU ahora haciendo el ridículo. De nada.

Franky dijo...

El tamañobde tu polla es inversamente proporcional a tu estupidez.

Malapa dijo...

Recapitulemos "Anónimo":
- la novela la escribió una mujer. Cierto.
- La ven sobretodo mujeres. Cierto.
- La leyeron sobretodo mujeres. Cierto.
Y digo más, fíjese. La Pretty woman de las narices es la película que muchas mujeres mencionan cuando le preguntas por su peli favorita.
Pero todas estas aseveraciones lo único que indican es que el aborregamiento es aún mayor de lo que indica, muy acertadamente por cierto, el señor Antonio Rico. Es mayor porque hay una partida muy grande de mujeres unineuronales y "bienenseñadas" por el patriarcado a creer que lo que le gusta es porque sí, no porque esté machidirigida. Llevas razón, el hombre no usa el mando para poner el canal donde se repite por enésima vez Pretty woman ni donde se estrena la del Grey de los huevos. Ya está su mujer bien entrenada siguiendo las pautas que le ha marcado, muy disimuladamente en este caso, otra mujer que sabe cómo hacer dinerito escribiendo una bazofia machista para tanta boba como hay.
Respeto y admiro a Antonio Rico. Y todo lo que ha dicho está bien dicho. Pero es aún peor...

Malapa dijo...

Y dicho lo dicho...reconozco que no pillé la ironía y me parecía cuanto menos, "extraño" el artículo de esta semana :)
¡Bravo de nuevo D. Antonio!

Anónimo dijo...

Deberia haberse informado sobre lo que viene siendo,IRONIA!!

Anónimo dijo...

Xenial, coma sempre.

No soy un robot dijo...

Recapitulemos, Malapa.

Según usted, hay una gran cantidad de mujeres que, si les gusta algo que usted no aprueba, es porque son "unineuronales", "bienenseñadas" y "bobas" sin discernimiento ni capacidad de pensar y decidir por ellas mismas.

Y tiene usted los santos ovarios de acusar de machistas a esas mujeres y a cualquiera que le lleve a usted la contraria.

Enhorabuena por el retrato.