12 agosto 2008

YA LO DECÍA FOFÓ

Una persona puede saber cómo es mirándose al espejo. Pero también puede saberlo mirando cómo es su espejo. La Sexta estrenó el domingo por la noche un programa para que las familias españolas sepamos cómo somos mirándonos en él. Pero también podemos saberlo mirando cómo es el programa.

“Una cámara en mi mano” deja una cámara de vídeo a los niños de varias familias españolas para que nos enseñen cómo son. Se ven cosas interesantes: en la familia aficionada a la lectura, el niño tiene una buena biblioteca, lee mucho y de mayor quiere dedicarse a la egiptología, su principal interés; en la familia de un rockero, la niña está rodeada de músicos e instrumentos, tiene su propia guitarra y está aprendiendo a tocar; en la familia en la que los niños hacen lo que quieren, el niño ve mucha tele, juega mucho a los videojuegos, está a dieta porque le sobran varios kilos, es un apasionado de “Pressing catch” y de mayor quiere ser “probador de colchones”, “probador de videojuegos” o “probador de algo que le guste”.

Pero el programa mismo también tiene su interés: es un espacio infantil porque cada vez más son los niños los que dicen lo que se ve en la tele en casa cuando termina el horario infantil y empieza el horario adulto: o sea, que los niños son unos consentidos que se acuestan tarde. Además se emite de las 21:30 a 22:30 horas, de modo que el ‘prime time’ empieza ahora media hora más tarde que lo hacía antes. Esta forma de organizar la parrilla televisiva es algo que están haciendo todas las cadenas copiando la estrategia que inició Telecinco con “Escenas de matrimonio”. O sea, que los adultos se acuestan cada vez más tarde. Y el pegamento familiar es ahora la tele. Antes decían que la familia que rezaba unida, permanecía unida. Ahora la familia que ve la tele unida, trasnocha unida. Y se queja unida de lo tarde que echan las cosas en la tele. “No hay nada más bello que una familia unida”, ya lo decía Fofó.

2 comentarios:

Sherlock dijo...

Falsa alarma

Super Nanny dijo...

Pinchad en mi nombre para ver una viñeta fantabulosa y estupendástica relacionada con esta entrada.