21 noviembre 2008

DIECIOCHO AÑOS Y DOS MESES

Dieciocho años y dos meses. Ése es exactamente el tiempo que un español que cobre el salario medio tardará en ganar con su trabajo honrado lo que Julián Muñoz va a ganar hoy gracias a sus actividades dudosamente prosociales. Léanlo bien: dieciocho años y dos meses de jornadas laborales de 8 horas equivalen en nuestro país a una entrevista en una televisión nacional tras una vida llena de delitos económicos y escándalos del corazón. Si su nómina ronda los 1600 euros mensuales estará cerca del salario medio de la España actual. Si hoy se decide a ahorrar todo su sueldo íntegro, -sin destinar ni un sólo céntimo a comida, a la hipoteca, a su familia, a nada de nada-, una bonita mañana de finales de enero de 2027 habrá conseguido reunir 350.000 euros. Si hoy tiene usted 33 años, tendrá entonces 51. Si hoy tiene usted 51 años, tendrá entonces 69. Julián Muñoz tiene hoy 59 años. Mañana tendrá también 59 años y 350.000 euros más que hoy.

Pero entre Julián Muñoz y usted hay una importante diferencia. No me refiero a que hay una gran probabilidad de que usted no haya robado dinero público mientras que hay una gran probabilidad de que Julián Muñoz sí lo haya hecho. No me refiero a que su vida amorosa no ha sido retransmitida por la televisión del corazón mientras que la de Julián Muñoz sí lo ha sido. Me refiero a una diferencia más radical. Y es que los ingresos de usted no dependen para nada de Julián Muñoz, pero los ingresos de Julián Muñoz dependen en buena medida de usted. Nada puede hacer Julián Muñoz para que usted deje de ganar 1600 euros el próximo mes con su trabajo, pero usted puede hacer mucho para que Julián Muñoz no gane otros 350.000 euros con la próxima entrevista que conceda después de hoy. Usted puede hacer mucho y de forma muy sencilla: encienda hoy su televisor después de la cena y no sintonice Telecinco. ¿Ve qué fácil? ¿De verdad quiere ayudar a Julián Muñoz a ganar ese dinero de esa manera? Y el lunes póngase a trabajar. Le quedan dieciocho años, un mes y veintinueve días para ganar 350.000 euros.

15 comentarios:

Dando Guerra dijo...

Hoy es el dia de la infamia televisiva, pero con un poco de suerte nos llevamos una alegría mañana. No obstante, pase lo que pase mañana, sigo pensando que ese tipejo se ha llevado 350000 eurazos. Y esto después de llevarse ni se sabe cuantos millones ilegales.

NO HAY DERECHO.

Telecinco, púdrete.

Elenía dijo...

Simplemente genial. Debería ser el artículo del año. Es toda una VERGÜENZA que seamos un país que pague a un criminal por contar sus crímenes, desfalcos y polvetes mediáticos en la televisión

Yo hoy también haré boicot a telecinco... como llevo haciendo desde hace años.


Por cierto Antonio me llegan rumores de que has concedido una entrevista a telemadrizzzzzzzz. ¡Quiero verla! (El lunes igual os hago una visita)

Anónimo dijo...

NO, YO NO VERÉ LA ENTREVISTA

Antonio, eres un genio de la palabra. Hoy haré boicot a esta entrevista, y también al resto de programas de Telecinco, ya que creo que deberían dejar de tomarnos por idiotas a todos y empezar a emitir televisión de calidad. El señor Vasile, no tendrá la desfachatez de emitir más programas ni iguales, ni parecidos a este a mi costa.

Saludos

Esther dijo...

EStupendo comentario

Si saca mucha audiencia, me borro de española...

Jordim dijo...

Me uno a esta iniciativa, y espero no solo que no sea lider de audiencia, sino que además vayan cayendo todos estos programas poco a poco de la parrilla. Esto solo acaba de comenzar, el boicot debe seguir.

Tordon dijo...

Me preocupa el posible efecto “boomerang” de esta campaña. Yo, de hecho, no tenía ni idea de que se iba a realizar esta “famosa” entrevista.
Y es que, a veces, la tendencia a recomendar “programas de calidad” en lugar de la telebasura habitual, me recuerda a aquella campaña de tiempos pretéritos: “Fume menos, sabe mejor”.
Lo que hay que hacer, pienso yo, es abandonar el tabaco para siempre.

Sí, radical e ingenuo.

Señor Insustancial dijo...

Buenas noches y buena suerte, a todos ¿Hablarán de todo este pedazo de campañón dentro del propio programa?

Un abrazo Antonio y muchas gracias por hacernos partícipes.

gromland dijo...

Estimado Antonio Rico: parafraseando al personaje de Leslie Nielsen en esa opus magna del séptimo arte que es "Aterriza como puedas", decirle que "Sólo quiero desearle suerte, contamos con Vd.".

Afectadísimos saludos.

PD.- Impresionante la respuesta (por cabal, sensata y razonada) que ha dado Vd. en el blog de Hernan "El-único-que-puede-pontificar-sobre-la-tele-soy-yo-jolines!" Casciari.

Enola dijo...

Telecinco apostó por la basura prácticamente desde su comienzo. Y lo más triste y más asqueroso es que, si sigue en esa línea, es porque hay audiencia. Este puede ser el comienzo de una rebelión de usuarios. Hagámosla progresar, aunque sea poco a poco. Sería bueno saber que firmas patrocinan estas cosas para boicotearlos. Tocarles la cartera será la única forma de que empiecen a rectificar y a dejar de insultarnos emitiendo entrevistas como ésta.

Ana dijo...

Lo reconozco, no sé cómo va eso de la medición de las audiencias. Yo no tengo ese aparatito para que sepan que estoy mirando en la tele...
En cualquier caso, como estoy de acuerdo contigo y además me encanta lo que escribes, acabo de encender las dos teles que tengo...ninguna en Tele5, por supuesto.

Un beso.

Por cierto, seguro que no sois tres?

Anónimo dijo...

Pues ya veis,son las 22:54 y aqui estoy, he leido el articulo esta mañana y me ha parecido tan bueno que esta noche cuando fui a cenar a casa de mi madre se lo he leido en voz alta, y hemos llegado a la conclusion de que ese articulo deberia haber salido en todas las portadas de los periodicos. siento una rabia y una impotencia tremendas, esto es demasiado injusto y sobre todo en el momento tan delicado que estamos pasando todos, simplemente le deseo lo peor al ladrón y a todos los que se lucran hablando de él.

dandarx dijo...

18 años y 2 meses es lo que le debería haber caído como minimo a este elemento...

Yo ya he conseguido que una persona superenganchada al corazon no la viera, asi que me siento realizado.

Dando Guerra dijo...

Bueno, no hay otro artículo, pero hay que decirlo. Batacazo de Telecinco con Muñoz. Superado por ¿Dónde estás corazón? y Callejeros. En mi opinión, se debe al nulo interés de la entrevista que a la campaña, pero algo es algo. Que Callejeros anote tres puntos más que la "cosa que fuera lo de JM" es para mi motivo de alegría. Fue lo que vi. En Telecinco deben estar poniéndose nerviosos...

El Porquero de Agamenón dijo...

Estimado señor:
En primer lugar, muchísimas gracias por su demoledor halago hacia mi definición de la amistad. Que mi comentario le sugiera indirectamente al señor Bierce, me colma de alegría. La causticidad de Bierce era prodigiosa. Es lo menos que se puede esperar del décimo hijo de un granjero puritano llamado Marcus Aurelius. De Bierce he leído muy poco lamentablemente. Temo su influencia, pero aún mi alma tierna recuerda la película Gringo Viejo y su historia de amor hermosamente crepuscular entre una Jane Fonda madura y magistral y la leyenda viva de gran macho llamada Gregory Peck. Y hablando de Bierce, es muy interesente su documentado y pedagógico artículo sobre este sujeto, Julián Muñoz, quien sólo es un eslabón más en la historia universal de la infamia. Esperemos que sea verdad que la televisión no tiene nada que ver con la realidad sino que, más bien, la crea. Claro que, para el caso, viene ser lo mismo. Sólo cabe hacerle un pequeño reproche a su impagable artículo. Hay un punto en que peca usted de idealista cuando, si no he leído mal, alienta al público a encender la televisión después de la cena para no conectarse a la cadena que, no lo dude, retransmitirá orbi et orbe la sesuda entrevista con gran ganancia.
¿Realmente la audiencia apaga el televisor cuando cena? Píenselo bien, porque si es así y yo estoy equivocado, si realmente la gente no ve televisión cuando cena, estaremos salvados y no habrá Julián Muñoz ni Anas Rosas Quintanas que puedan enmierdarnos. Es más, apelo a su poder de convocatoria para que promueva el apagado del televisor a una hora determinada y por una fracción de tiempo pequeña y asumible, cinco minutos por ejemplo, acompañada, eso sí, de una lista de actividades gozosas y placenteras que pudiera realizar el personal para suplir ventajosamente la terrible ausencia y salir victorioso de la prueba sin ningún rasguño.

Anónimo dijo...

En el Congreso de lso Diputados se trata de poner coto a este tipo de prácticas:

http://www.coalicioncanaria.org/web_2008/muestra_noticia.php?id=1154