03 noviembre 2008

NO, NO ES LA REINA

Algunos de los contenidos de la programación del pasado sábado noche tuvieron que ver con una historia de un pueblo sometido por unas leyendas ancestrales que finalmente mostraban no ser más que mentiras urdidas por los ancianos del lugar para mantener su statu quo. No, no, no me estoy refiriendo a "Sofía, el álbum de la reina". No es la reina de quien hablo. Me refiero a "El bosque", la claroscura película de Night Shyamalan emitida por Cuatro.

Algunos de los contenidos de la programación del pasado sábado noche tuvieron que ver con una mujer muy popular en nuestro país. Obtuvo su fama gracias a la importancia del hombre con el que se casó hace tiempo, representante de una secular tradición española. Su campechanía y su cercanía al pueblo llano ha hecho que sea apreciada por sí misma, que se hable de ella con frecuencia en los círculos sociales y que tenga gran presencia en las publicaciones. Sus opiniones han causado cierta polémica recientemente. No, no, no me estoy refiriendo a "Sofía, el álbum de la reina". No es la reina de quien hablo. Me refiero a la entrevista a Belén Esteban que se emitió en "La noria" de Telecinco.

Algunos de los contenidos de la programación del pasado sábado noche tuvieron que ver con cuestiones de alta política. Se habló acerca de primeras autoridades de países del Primer Mundo, con imágenes que recorrían su biografía y numerosas entrevistas a personajes de relevancia que tuvieron que ver con ellos. No, no, no me estoy refiriendo a "Sofía, el álbum de la reina". No es la reina de quien hablo. Me refiero a la excelente "Noche temática" de La 2, dedicada a Obama y McCain, los candidatos a la presidencia de los Estados Unidos.

Algunos de los contenidos de la programación del pasado sábado noche tuvieron que ver con un programa especial dedicado a una mujer que cumple estos días setenta años, y que es una ciudadana más con plenos derechos para lo que interesa y una primera autoridad basada en casamientos y leyendas ancestrales durante el resto del tiempo.

2 comentarios:

Clementis dijo...

Excelente artículo, has logrado hablar de lo que todos/as estamos hablando, dándole una visión distinta. Me ha gustado muchísmo.

Elenía dijo...

Buena y sorprendete columna. Yo creo que este año para navidades me voy a pedir ser reina para que todos callen cuando yo entre en una habitación y me escuchen cuando hable. Sería increíble dar un discurso inspirado en el teatro del absurdo tipo Esperando a Godot... aunque ahora que lo pienso ¡ya lo han hecho!

¡Que le corten la cabeza! (o en su defecto la lengua)