06 noviembre 2008

FELICES Y CONTENTOS

Todo el mundo está contento. La mitad celebra la victoria de Obama y la otra mitad se alegra porque conoce a alguien que está celebrando la victoria de Obama. En medio estamos los que nos alegramos porque Tina Fey se quedó sin trabajo.

Tina Fey es esa actriz, humorista y guionista que imitó durante la campaña electoral norteamericana a Sarah Palin, la candidata a vicepresidenta del Partido Republicano. El parecido y la caracterización llegó a tal nivel que incluso confundió a la prensa: el diario canadiense “Le Soleil” puso una foto suya para ilustrar una noticia sobre Palin. Más aun: la propia Palin utilizó en su campaña el parecido para arrimar el ascua a su sardina y justificó los errores cometidos en una entrevista diciendo que “intentaba darle trabajo a Tina Fey y proporcionarle más información”. La candidata republicana también acudió a “Saturday Night Live” para encontrarse con su imitadora y mejorar su imagen ofreciéndola por partida doble: que hablen de mí aunque sea por duplicado. El late night de la NBC dobló sus datos de audiencia e incluso hay quien habló de que el futuro de Palin no estaba en la política sino en la televisión. Pero Fey no se dejó arrastrar por la ola del éxito y pidió ayuda para poder dejar de interpretar a Palin el 5 de noviembre. Parece que los estadounidenses le han hecho caso.

Por eso, ahora que medio mundo celebra la victoria de Obama y la otra mitad se alegra porque conoce a alguien que está celebrando la victoria de Obama, Elena Avanzas y unos cuantos más nos alegramos porque Fey se quedó sin trabajo como imitadora. Podremos seguir viéndola en La Sexta y en Paramount Comedy en su papel de Liz Lemon en “Rockefeller Plaza”; una divertida serie que destripa la vida de la tele dentro de la tele. Si ella está feliz, nosotros estamos felices, y si ustedes le dan una oportunidad a “Rockefeller Plaza”, estaremos felices todos.

2 comentarios:

Elenía dijo...

Guau... aparezco en la prestigiosa columna de Antonio Rico ¡y no me criticas! Soy un hecho poco corriente y anormal dentro de la historia del periodismo. Además de repente todo tiene sentido como el infier... las clases agotadoras y las preguntas:
- Elena ¿qué siglo es el año 550 A.C?
- Eh... pues no lo sé.
- El 6 A.C
- Ah...
- ¡Apúntalo!

También me alegro de que no me hayas plagiado el artículo de Tina Fey.

Gracias por la mención (lo volveré a agradecer en persona) espero que mi próxima aparición en LNE sea como aceptada en sus prácticas el año que viene.
Por algo se empieza.

Por cierto me puse tan contenta de verme en el periódico, me lo enseñó cierto psicólogo que ya lo sabía, que me puse a dar saltitos histéricos en medio de la estación de tren. Y sí, puedes reírte de esto...

Amarok dijo...

Todo el mundo está contento porque ha ganado Obama. Ahora falta saber si realmente se van a producir cambios importantes en la política estadounidense (que va a ser que no, casi seguro...)
Ambos partidos, demócrata y republicano, se parecen demasiado. Eso sí, seguro que Obama será mejor presidente que Bush (la verdad es que lo tiene fácil para serlo)