08 noviembre 2008

1, 2, 3, 5, 7, 11, 13, 17...

¿Es cierto que cualquier número par mayor de 4 puede expresarse como la suma de dos números primos? ¿Aprovechará la duquesa de Alba su estancia en Taormina para casarse con Alfonso Díez? ¿Se encontrará un procedimiento para generar números primos sin errores? ¿Cuán severos, si es que existen, son los problemas de drogas del novio de Falete? Todas estas preguntas y muchas más se las planteó la tele casi simultáneamente la mañana del miércoles, unas en "La aventura del saber" y otras en "El programa de Ana Rosa". Son todas ellas inútiles, de acuerdo, pero no las podemos juzgar a todas por igual ya que dentro de la inutilidad también hay grados, como le ocurre a los infinitos con sus diferentes alephs.


La inutilidad de las preguntas acerca de los números primos tiene un aleph muy bajo, casi cercano a cero, nos hablan inútilmente del componente matemático del mundo, pero su irrelevancia en ocasiones se entremezcla con la empresa más importante jamás abordada por la especie humana: la construcción de la realidad de la que siempre se ocupa "La aventura del saber". La inutilidad de las preguntas acerca de la duquesa de Alba y el novio de Falete, por el contrario, tiene un aleph muy alto, es la madre de todas las irrelevancias, una inutilidad tal que una inutilidad mayor no puede ser pensada, en tanto se ocupa de las migajas más purulentas de las pasiones más colaterales, material de desecho que recicla Ana Rosa para producir politonos.

Los números primeros y los últimos aristócratas. Los números no compuestos y las descompuestas folkloricas. Al final de "La aventura del saber" contaron que algunas especies de insectos tienen ciclos reproductivos basados en cantidades primas de años para evitar ser depredados por otras especies con ciclos reproductivos menores. Las cigarras de la Casa de Alba y del novio de Falete, por el contrario, lanzan sus estridencias chicharreras sin ninguna lógica matemática. Hasta en su inutilidad quedan por encima de los números 1, 2, 3, 5, 7, 11, 13, 17...

1 comentario:

Anónimo dijo...

LA ÚNICA EXPLICACIÓN QUE SE ME OCURRE PARA QUE ESTE SEA EL PRIMER COMENTARIO, DOS DÍAS DESPUÉS, SOBRE TAN SAGAZ ARTÍCULO(Y VAN...) ES QUE CON LO DE PRIMOS SE HAN DADO TODOS POR ALUDIDOS. CIERTO QUE QUIEN MÁS QUIEN MENOS TODOS TENEMOS ALGÚN PRIMO AÚN COMO REMOTA PARENTELA. MÁS DIFÍCIL RESULTA ENCONTRAR UNA FAMILIAR, AUNQUE REMOTA, DE LA CALAÑA...PERDÓN DEL... LINAJE DE LA ALBA. YO, AL MENOS, LO MÁS CERCA QUE HE ESTADO HA SIDO DE UN "ALBO" Y ERA UNA LATA DE PATÉ. PERO MIRÁNDOLO DESDE ESTA PERSPECTIVA QUIZÁ AMBAS TENGAN AHORA MUCHO EN COMÚN. ACASO POR LO DESINTEGRADO DE AMBOS PRODUCTOS, LISTOS PARA UNTAR, COMO POR LO DEGRADADO DE SU CONDICIÓN DEVENIDA EN INEVITABLE VÍSCERA GLAMOU-ROSA. BEXAZOS Y A POR ELLOS... que son pocos y cobardes.