22 noviembre 2008

LOS SIMPSON, POR EJEMPLO

Ver la tele juntos mantiene la familia unida. Veinte años viendo a la familia Simpson correr para ocupar el sofá al comienzo de cada capítulo no dejan lugar a duda: además de servir para orientar los muebles del salón, el televisor también funciona como aglutinante. En mi casa además estamos muy contentos porque la profesora de Sociales dijo a la peque que tenía que ver en la tele “Los últimos días de Franco”, el telefilm con el que Antena 3 recordó los 33 años de la muerte de Claudio (no es una errata, es un homenaje a mi padre, que lleva toda la vida contando el chiste de aquél que llamaba a Franco “Claudio” porque no tenía confianza para llamarle “Claudillo”). Lo grabamos y lo veremos este fin de semana con un cuenco de palomitas. Así pues, éste es un artículo de alabanza a un programa que aún no vimos pero que agradecemos porque a unos nos recordará, a otros enseñará y a todos nos mantendrá unidos.


Dijo Jordi González el otro día que no sólo está encantado de ser él quien haga la entrevista que llenará los bolsillos de Julián Muñoz, sino que además “no dudaría en entrevistar a Bin Laden si pudiera”. Contaba divertido que en esa entrevista a Cachuli la primera pregunta será cuánto cobra por estar allí. No sabemos si sería capaz de hacerle con el mismo salero la misma pregunta a Bin Laden (si lo haría debería explicar semejante barbaridad, y si no lo haría debería explicar por qué un periodista tan chupiguay nos viene a estas alturas con reparos morales). Se quejaba también González de que las críticas a la entrevista “ya están escritas antes incluso de que se realice la entrevista”. Es cierto. Éste es también un artículo de crítica a un programa que ni vimos ni pensamos ver pero que lamentamos porque a unos nos recordará que el delito tiene premio cuando es lo suficientemente espectacular, a otros enseñará que estudiar y trabajar para ganarse honradamente la vida es de pringaos, y a todos nos mantendrá unidos viendo en la tele cualquier otra cosa. “Los Simpson”, por ejemplo.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Hombre no es por nada, pero hacer un programa para humanizar a un DICTADOR, y mostrarlo cmo un ser humano (cuando dudo q llegara a serlo, como muchos otros) quizás no es muy "moderno".

Mucho cuento y mucho jaja, ahora q está muerto, pero de crítica social y política supongo q tenga poca ese programilla. Además, sinceramente no veo en que puede ayudar a tu niña el que vea los últimos días de un DICTADOR, más q para alegrarse...

Espero no molestar a ningún forero, pero esa es mi opinión, y como no he faltado a nadie ni a nada, estaré a la espera de futuros comentarios sobre la "entrada".

Un saludo

Anónimo dijo...

Ya todos sabemos quien era ese tipo, no necesitamos que nos lo enseñen. En todo caso puede que la critica politica y social debas hacerla tu mismo y en tu casa con tus hijos y mas cuando se trata de programas que no sabes si van a deslizarse por la senda de la manipulacion. Creo que un progrma no es educativo por si solo, lo es cuando al niño se le ofrece una interpretacion de lo que se ve y cuando esa interpretacion es la correcta, por supuesto, que franco era un cabron dictador, para que les quede bien claro para siempre, y creo que esa es la razon de ser de esa pelicula, no otra, y por eso me parece estupendo que se haga.

gromland dijo...

Dejando claro que no vi la TV-movie de A3 sobre Paquito el chocolatero (lo que no considero sea un obstáculo para criticarla demoledoramente, a la vista de cómo está el patio), creo que es realmente positivo que nuestros jóvenes - y cuando digo nuestros, me refiero a los de Vds. - vean "Los últimos días de Franco":

1.- Porque retrata una parte de nuestra historia que, guste o no, ahí está, con sus intrigas, sus intereses creados, su falta de respeto por las personas;

2.- Porque su intención de humanizar a tan nefasto personaje (que, por cierto, me gustaría saber de dónde ha salido esa supuesta intención de "humanizarlo": ¿acaso se le ve en algún momento jugando con un cachorrito de perro labrador?) no quiere decir "justificar" sino "aclarar";

3.- Porque de vez en cuando hay que tirar de la manida frase "quien no conoce su historia, está condenada a repetirla".

Otra cosa, claro está, es que "Los últimos días de Franco" tenga una factura tan pobre (algunos planos me recordaban a "Los ricos también lloran"), los actores anden más perdidos que un pulpo en un garaje - y eso que al Sr. Alexandre yo me lo tengo en un pedestal -, o adolezca (¿está bien utilizado el verbo?) de ritmo cansino...

Vamos, digo yo.

el_primer_anonimo dijo...

Según Diccionario de la RAE:
humanizar.

1. tr. Hacer humano, familiar y afable a alguien o algo.

2. prnl. Ablandarse, desenojarse, hacerse benigno

En el momento, en el q usan a un "abuelete" (excelente actor) como V. Aleixandre con esa cara de buenín, en su batín de cola, moribundo, y dando pena... inmediatamente HUMANIZAN la figura del DICTADOR. Y sin perritos...

Mostrar la enfermedad, debilidad, etc... es "ablandar" y humanizar algo... Mostrar el dolor de la Collares, y no de sus víctimas es humanizarla, etc y etc...

Digo yo.

Pan dijo...

¿Pero por qué coño comentáis algo de la entrada que no viene al caso y que sólo se utilizó como forma de introducción y nexo con el tema principal de la entrada? ¿A caso veis que en las etiquetas aparezca la palabra Franco? Todo el mundo sabe quién fue Franco qué hizo y lo bien que está muerto. Comentad el tema de la entrevista a Julián Muñoz y su entrevistador Jordi González.


Digo yo, y lo que yo digo, lo digo yo

gromland dijo...

Pues tiene Vd. toda la razón del mundo, estimado Pan (es que es oir hablar de Nasty Franscis y perder el hilo...).

Parece ser que: a) ni la entrevista tuvo lugar como tal - sino que, por lo leído en otras bitácoras, recordaba a otro maravilloso programa de investigación objetivo y nada amarillista llamado "Hormigas Blancas"; y b) que su audiencia fue relativamente ridícula, quedando en tercera posición de programas más vistos (un 11,5% de share, sí, pero hubo un millón setecientas mil rosadictos que no aguantaron el monomorbo).

La única cosa a lamentar es que el número uno de la audiencia fuera otro ejemplo de la televasile... perdón, telebasura: el magazine (así se llaman ellos, qué se le va a hacer) "¿Dónde estás, Corazón?". Lo bueno es que en segundo lugar estuvo "Callejeros".

¿Victoria pírrica? En absoluto; es tan sólo un primer paso para que el telespectador nacional asuma un poco de conciencia crítica sobre lo que consume. Quién sabe, a lo mejor el próximo Viernes, la familia en bloque deje un lado "DEC" para disfrutar con "Futurama" (es que a mí "Los Simpson"...).

Afectadísimos y esperanzadores saludos.

Por cierto, estimado Pan: no me haga mucho caso, pero aparte de enbrocarnos ligeramente, Vd. tampoco ha hablado de la entrevista, ¿no?.
Digo yo.

Anónimo dijo...

EMILIO LLEDÓ, SABIA Y, PERDONEN EL EPÍTETO, BUENA PERSONA, CONTESTA, HOY EN "BABELIA" A LA PREGUNTA "¿PARA QUÉ POETAS EN TIEMPOS DE CRISIS?", QUE HÖLDERLIN SE HACE EN UNA ELEGÍA, CON ESTAS PALABRAS:
"PARA EVITAR QUE EN ÉPOCAS DE MISERIA OCUPEN SU LUGAR LOS TIMADORES, LOS FARSANTES, LOS HECHICEROS, LOS FANÁTICOS Y OTRAS CRIATURAS DEL SUBMUNDO INTELECTUAL".
PUES ESO, ANTONIO RICO, GRACIAS POR VUESTROS VIVIFICADORES Y FRESCOS ARTÍCULOS, EL MEJOR ESTIMULANTE DE LA REFLEXIÓN ES, SIN DUDA, VUESTRA POESÍA-PERIODÍSTICA. GRACIAS POR HABER CREADO TAN URGENTE -Y YA IMPRESCINDIBLE- NUEVO GÉNERO.

usero dijo...

hermano, te leo hace dos dias y ya te quiero (los andaluces somos asi(
vivo en USA y trabajo en una escuela... aqui esta muy mal visto, en gentes de clase trabajadora y decente, que los niños vean cosicas inadecuadas a su edad y leen mucho mas que nuestros guajes...No se si recuerdas el mito aquel de la incultura de los americanos... ESO ERA ANTES DE LA LOGSE, EN LOS 80...
el sinverguenza ese de la foto y su complejo gili pes(o)etero o pepero, me da igual han ayudado a abtir records de incultura aptria... VIVA TU BLOG ... VIVE TU Y SIENTETE HONRADO ... Love you

Lilith dijo...

Franco, Julián Muñoz y Homer Simpson. El malo listo, el malo tonto, y el bueno tonto. Falta el bueno listo. Meca, ¿¿a que ése es el espectador??