08 marzo 2009

APUNTEN HACIA FUERA



Este artículo ya sobraba. No dice nada que no se hubiera dicho antes y que no sepamos todos.

La tarde del miércoles, 14 de noviembre de 2007, en “El diario de Patricia”, Ricardo Navarro y Svetlana Orlova protagonizaban una de esas tiernas imágenes de las que vive el programa. Tras presentarse por sorpresa en el plató, Ricardo pedía a Svetlana que se casara con él. Mira que hubiera quedado bonito, pero no accedió. La desagradecida ni siquiera se mostró ilusionada viendo que el programa tenía el detalle de reunirla con su ex pareja, un maltratador sobre el que pesaba orden de alejamiento. Cuatro días más tarde ella moría acuchillada en un ascensor a manos de Ricardo. Durante una semana todos nos echamos las manos a la cabeza viendo las cosas de las que era capaz la tele para ganar dinero. “El diario de Patricia” y Antena 3 aguantaron el chaparrón y ya está. Con el tiempo, Patricia Gaztañaga pasó a presentar otras porquerías como aquel debate cutre llamado “No es programa para viejos”. Sandra Daviu, sonriendo, se hizo cargo del programa, ahora rebautizado como “El diario”.

Ahora, un rincón de la página de sucesos de los periódicos dice que un tribunal acaba de condenar al asesino a 21 años de prisión y a pagar una indemnización de 30.000 euros para la madre y 300.000 para el hijo que quedó huérfano a los cinco años. Ya está. Ni Patricia, ni su diario, ni Antena 3 resultaron muertos, ni encarcelados, ni multados, ni se quedaron sin hija, ni sin madre. “El diario” sigue hurgando a media tarde, cinco días a la semana, en las vidas y miserias ajenas. Es cierto que eso se debe a que hay quienes lo ven. Pero también a que hay quienes lo hacen. Y ya se ocupan de que a ellos nunca les pasen estas cosas: apuntan con sus cámaras siempre hacia fuera, porque si se disparan es mejor que den a otros.

Esto es algo que ya sabíamos todos. Por eso este artículo ya sobraba.

4 comentarios:

Amarok dijo...

Las cadenas de televisión casi nunca pagan por sus delitos. Es más, se permiten el lujo de pagar a criminales para que acudan a sus programas.

La justicia debería ser bastante más dura con estas empresas.

mileurista dijo...

Es lo mismo de siempre...lavarse las manos y lamentarlo mucho...pero nada más....!y siguen emitiendo...año tras año...y todavía hay miles de personas que lo ven, y lo que para mi es peor, miles de personas locas por ir al programa....

Anónimo dijo...

Hablar por hablar y sin tener ni idea de lo que se dice es de osados e ignorantes.Usted Sr.Rico lo es.Todavía no se ha enterado de que las mujeres mueren a manos de sus asesinos porque la justicia dice mucho y protege poco.No sabe,por ignorante ó porque no le da la gana,que en el susodicho programa no se hablaba de malos tratos ni se conocía tal hecho.Lo que si sabe es que echar la culpa a un programa de la tele vende más y queda más "guay"...la verdad a quién le importa...a usted desde luego no.

mrplzfrndz dijo...

anónimo, aún en el caso de que así fuera, sólo se está hablando de un caso concreto, no quiere decir que sea falso el hecho de que la televisión haga caso omiso de quién es un criminal y quién no lo es, ya que no sólo estamos hablando de maltratadores...¿o nadie se acuerda de Julián Muñoz?