20 marzo 2009

CREO EN KONSTANTIN KAVAFIS

Creo en Konstantin Kavafis, poeta griego de comienzos del siglo XX. Creo que es Dios y estas creencias religiosas mías son tan dignas de respeto como cualesquiera otras. Es cierto que el kafavismo no es una religión multitudinaria y no tiene los atributos de las grandes creencias monoteístas de Occidente: no realizamos ritos litúrgicos, no creemos en la vida en el más allá, no tenemos un pequeño porcentaje de fanáticos que envian a sus hijos a que se inmolen en atentados suicidas contra los infieles, nuestros líderes religiosos no contribuyen activamente a la muerte de millones de personas por sida en el continente africano, no tenemos jerarquía y, si la tuviéramos, no sería necesario vestirse de formas ridículas para ascender en el escalafón. Pero el carácter minoritario de una creencia no implica que se la pueda despreciar o burlarse de ella de forma impune, alentando así odios y marginaciones que tanta sangre y tantas lágrimas han provocado en el pasado.

Es por todo esto por lo que los kavafistas exigimos la inmediata retirada del nuevo anuncio televisivo del Seat Exeo, en el que se hace un uso mezquino, utilitarista, completamente irrespetuoso, de uno de los textos más hermosos jamás escritos por mano humana, -perdón, quise decir "divina"-, como es el extenso poema "Itaca", fuente inagotable de belleza, compendio de sabiduría nunca superada, y que en el blasfemo spot de Seat aparece fragmentado, ridiculizado, asociado de forma vulgar a una prosaica mercancía de venta. Una vez más la niñatería publicitaria roba textos de dimensiones seculares para utilizarlos desde la ignorancia y la temeridad de formas que hubieran horrorizado a sus autores. Cuando emprendas tu viaje hacia Itaca debes rogar que el viaje sea largo, lleno de peripecias, lleno de aprendizajes, y debe importarte una mierda seca el coche en el que viajas. Creo en Konstantin Kavafis. Amén.

7 comentarios:

Lilith dijo...

No es la primera vez que se utiliza este texto revelador en un anuncio. La otra vez fue en un anuncio de Biodramina, la pastilla antimareo. No usaban fragmentos literales del poema, pero sí decían: "Cuando viajo, sólo pido que mi viaje sea largo".

Parece mucho menos profano, pero también atenta contra la esencia misma del mensaje que quería trasmitir Kavafis: el anuncio de Biodramina defiende un viaje largo, pero sin sufrimiento. Y todos sabemos con qué se paga el ámbar y las madreperlas de los mercados de Fenicia. Como la fama, se pagan con sudor.

Theo dijo...

Tenía un profesor de arte que decía que él no pedía a ningún arquitecto que pusiera columnas dóricas en sus edificios, pero quería que tratasen a sus muertos con respeto (por el posmodernismo). Lo mismo me ocurre con la tv: ya no pido que hagan programas culturales donde se hable de Kavafis o de Cortázar, pero que no usen sus palabras en la publicidad, o el poema If de Kipling, o tantas otras cosas.

Saludos!

30 dijo...

Yo también me he convertido al Kavafismo.

"Frente a nosotros,
como una fila de velas encendidas,
-radiantes, cálidas y vivas-
están los días del futuro.

Los días del pasado son
esas velas apagadas.
Las más cercanas todavía humeantes,
las más lejanas encorvadas, frías,
derretidas.

No quiero verlas. Me entristece
recordar su brillo.
Frente a mí miro las velas encendidas.

No quiero mirar hacia atrás y asustarme:
cuán rápido la negra fila avanza,
cuán rápido las velas apagadas crecen."


Amén

Master dijo...

Amén.

Fastidian cualquier cosa con tal de vender, es insultante. Como cuando veo una gran canción rebajada a un anuncio de colonia o a genios como Albert Einstein en un anuncio de coches; ¿a qué viene esto?

Aunque como dijo muy sabiamente Homer en uno de sus sagrados capítulos, a una persona que no recuerdo muy bien el nombre: "...y cuando mueras podrás salir en los anuncios bailando con aspiradoras...".

Palabra de Homer.

Rkan dijo...

Que rotundo jajaja, me encantó.

Anónimo dijo...

Me encanta Cavafis, y el poema de Ítaca en especial, pero me parece una actitud reaccionaria. En vez de verlo como algo positivo que permite acercar uno de sus poemas a la gran masa, opta por mostrarlo como algo negativo, como instrumento publicitario. Yo aplaudo esta publicidad que busca hacer algo más que simplemente mostrar su producto.

Alex dijo...

No entiendo el porqué de la crítica. El último anónimo tiene toda la razón.

Por poner un ejemplo, el anuncio de BP. Si no fuese porque han usado la canción de LA, no conocería Message of the Blues. Si no fuese porque hace unos cuantos años vi un AMV cutre con una buena canción, no conocería Vertical Horizon.
Hay un anuncio que creo que es de un coche, en el que un niño le dice a su padre que no sabía que su amiguita era negra. Ni se cual es el coche, pero se que hay un anuncoi de un coche que critica el racismo.

Y así en muchas cosas. Si el recurso que se usa para anunciar es bueno, te acuerdas de él, en vez de lo anunciado. Es algo que a mi me parece contraproducente para la empresa, pero también me parece muy grato, porque hace que los anuncios te muestren algo.

La comparación sería un museo donde hay variedad de obras de arte (porque la publicidad también puede ser arte), frente a un simple mercadillo de calle en el que cada uno intenta gritar más fuerte que el de al lado que tiene 6 pares de calcetines a 5€, o un sujetador de la mejor calidad por 1€ (seguro que os suena haberlo visto en la tele).