05 marzo 2009

LMADNVCAC

Hay programas buenos capaces de arreglarte el día. Hay programas muy buenos capaces de arreglarte la semana. Y luego están los imprescindibles, esos raros programas que te pueden arreglar el año, incluso la vida. A este género pertenece el último estreno de La 1 para la noche de los martes. Se llama “Los mejores años de nuestra vida canción a canción”, y, con riesgo de que visto desde lejos este artículo parezca el avance de la secuenciación del genoma de la primera bacteria extraterrestre, lo llamaremos “LMADNVCAC”.

A lo que iba: vaya cómo moló “LMADNVCAC”. Arrastrábamos una tristeza existencial, un fondo de amargura desde que hace un par de lustros Antena 3 estrenó “Furor”. Aquel programa hizo de la guerra de sexos una guerra de trincheras en la que ambos bandos parecían irreconciliables y, lo que es peor, gilipollas integrales. ¿No había lugar para la esperanza? ¿Estaba la humanidad abocada al enfrentamiento irracional?

Pues no. “LMADNVCAC” nos acaba de arreglar la vida demostrando que aquella tensión, aquella manera de gritar y aplaudir desaforadamente eran sólo exigencias del guión. El enfrentamiento de sexos era sólo un pretexto, porque en “LMADNVCAC” hacen lo mismo pero se enfrentan décadas. Anteayer compitió la década de los sesenta contra la de los ochenta (no me miren así, yo tampoco lo entiendo). Dos horas y media de ir como locos de aquí para allá, de bailar, cantar y aplaudir sin ton ni son mientras desfilaban imágenes añejas, objetos del baúl de los recuerdos y más gente que el día de las Fuerzas Armadas para determinar que los ochenta “ganan” a los sesenta. Y para descubrir, de paso, que no es que Alonso Caparrós (antes) y Carlos Sobera (ahora) sean malos, es que el programa los dibuja así. Quédense tranquilos, cuando estrenen una competición entre el mar y la montaña o entre la carne y el pescado, ya les aviso. Faltaría.

7 comentarios:

Edmond dijo...

"La guerra de las décadas", podían llamarlo como trasunto de aquella cosa de los coros de Cuatro que tenía un nombre bélico. No vi el programa, porque los ochenta los viví de refilón y los sesenta ni eso. ¿Qué decada resultará ganadora de esta contienda? No me importa demasiado, la verdad. Lo mismo que me importaba si en "Furor" ganaban los chicos o las chicas. Solo sé que perdían mis oídos.

Anónimo dijo...

Ganaría el pescado, siempre gana el pescado. ¿¿Qué pasa con Mad Men?? Es un estreno mucho más interesante, vale, tiene mal horario, pero da mucho juego... Creo que esa serie promete.

Theo dijo...

Odio a Carlos Sobera. Su catálogo de gestos en "¿Quiere ser millonario?" para alargar el concurso hasta la náusea e impedir que se pudiera ver mínimamente me saturó. Desde entonces, cuando oigo su tono cantarín cambio de canal. Guerra de décadas... pues muy bien, muy listos estos de Gestmusic... La siguiente será un enfrentamiento entre pescaderas y verduleras de un mercado.

Saludos!

Lilith dijo...

Mientras las ideas sigan durmiendo con furia, nunca sabremos de qué color son en realidad.

mrplzfrndz dijo...

es solo otro espectáculo sobre canciones del pasado, algo que simplemente pasará una y otra vez. Habrá que taparse los oídos (en el caso de algunos, tendremos que insonorizar la habitación) y seguir esperando

Javi dijo...

Como dijo Bernard Shaw, las ideas son como las pulgas y saltan de unos a otros.

Enhorabuena por el blog, Antonio Rico.

Saludos Lilith!

Diógenes dijo...

Por favor, que alguien le diga a Ángel Llácer que sobreactuar, exagerar y gritar no es gracioso.