15 marzo 2012

¡ALÁ ES MEDIANO!


Somos los mejores. Es evidente. Te acercas a tus amigos, dices “¡Somos los mejores!” sin más y te dan la razón sin preguntar de qué se trata. Entras en casa, el trabajo o el bar, dices “¡Somos los mejores!” y te reciben mejor que a Norm en “Cheers”. Gritas “¡Somos los mejores!” en un estadio o un concierto y triunfas. Pero intenta hacer lo mismo con “¡Somos como los demás!” y verás qué pasa. No digas que somos peores, di solo que no somos ni más ni menos que los demás, que somos iguales al resto. Serás recibido como si se te ocurriera la locura de pregonar en la Meca “¡Alá es mediano!” en lugar de “Alá es grande”, como si entre los gritos de “¡Guapa!” a la Virgen en una procesión dijeras “¡Normal y corriente!”.

La 2 tiene un nuevo programa contenedor para documentales. Se llama “Docufilia” y ha empezado emitiendo a las nueve de la noche la serie “Armagedón animal” sobre las grandes extinciones ocurridas en la Tierra. Serán dos semanas viendo cómo diferentes cataclismos acabaron con miles y miles de especies. El lunes una explosión de rayos gamma causó hace 450 millones de años la primera extinción masiva del planeta. El martes enormes erupciones volcánicas hicieron otro tanto. El miércoles le tocó el turno a un gran meteorito. Nos dicen que algo similar puede volver a ocurrir, pero cuesta creerlo. No es fácil dejar atrás cientos de años en los que nos creímos los reyes de la creación, dueños y señores de este escenario terrenal creado con mimo por Dios para acogernos a nosotros, sus criaturas favoritas.

Darwin es el aguafiestas que grita “¡Somos como los demás!”. Cuesta creer a quien dice que desde el punto de vista evolutivo somos una especie animal más, ni grande ni pequeña, sino mediana; ni guapa ni fea: normal y corriente. ¿Rayos, volcanes, meteoritos y lo que venga? Es preferible un poco de autocomplacencia y pensar que todas las extinciones han sido etapas necesarias que desembocan y culminan en nosotros, que para eso somos los mejores.

1 comentario:

Amarok dijo...

Nada, nosotros no tenemos por qué preocuparnos si un meteorito amenazante se acerca, pues ¡somos los mejores! y tenemos a Bruce Willis para salvarnos...