27 marzo 2012

ÚLTIMAS PREGUNTAS (a.k.a. ES JUSTO Y NECESARIO)

Los domingos por la mañana, ¿un católico de izquierdas escucha la misa en La 2 mientras que un católico de derechas escucha la misa en Intereconomía? Si está malito y no puede acercarse hasta un templo, ¿la ideología política del católico determina si el mismo cumplirá con sus obligaciones religiosas a través de una televisión pública o a través de una televisión privada?

¿La Palabra de Dios que se propaga a través de TVE tiene matices socialdemócratas mientras que la Palabra de Dios que se difunde a través de la cadena de ultraderecha posee un cierto tono ultraliberal? Cuando llega al poder un partido de derechas, ¿hace recortes en las misas retransmitidas por la televisión pública, reduce sus subvenciones y el templo se ve obligado a cortar la calefacción, los fieles salen a manifestarse indignados por las calles y la policía les zurra a unos cuantos? Ese partido de derechas, ¿comienza a hacer reformas legales para privatizar las misas públicas, coloca de párroco en las parroquias desde cuyos templos se retransmiten las misas a viejos amigos de la infancia de los gobernantes? Y si el partido que gobierna es de izquierdas, ¿entiende la retransmisión de las misas como un servicio público más, a la altura de la sanidad o la educación, y por tanto intenta mantenerlas y potenciarlas todo lo posible, resistiéndose a aplicarles cualquier recorte presupuestario todo lo que Angela Merkel le permita?

Con el mimo y la minuciosidad con la que la Iglesia Católica siempre ha tratado su iconografía, ¿en verdad es indiferente que el Cristo crucificado aparezca al lado de un 2 que de un toro? El milagro de la transustancialización del pan y el vino ¿ocurre por igual en presencia del logo de una cadena pública que en presencia del logo de una cadena privada? Algún doctor de la Iglesia debería responder a estas graves cuestiones teológicas que suscita el hecho de que los domingos a la misma hora TVE e Intereconomía emitan simultáneamente dos misas distintas. ¿O son iguales? Es justo y necesario. Es nuestro deber y salvación.