07 marzo 2012

UN ZOMBI PARA EL HOMBRE

Jonathan Swift recomendaba satíricamente en “Una modesta proposición” comerse a los niños como solución a la hambruna que padeció Irlanda en el siglo XVIII. Hannibal Lecter disfrutaba en “El silencio de los corderos” comiendo hígado humano acompañado de un Chianti muy fino. En “La carretera”, la novela de Cormac MacCarthy llevada al cine por John Hillcoat que describe un mundo horrible tras el colapso de la civilización, algunos hombres deciden sobrevivir comiendo a otros hombres. Los devoradores de cadáveres de la película “El guerrero número 13” no son hombres, según Ibn Falán, precisamente porque comen carne humana y coleccionan cráneos. Pero los zombis de “The Walking Dead” (laSexta y Fox) no son satíricos, no les interesa el Chianti, no cambiarían un bocado de carne humana por una lata de melocotones y no tienen un jefe que les dé órdenes. Y, sin embargo, los humanos protagonistas de “The Walking Dead” temen más a los demás humanos que a los zombis.

Los últimos capítulos de la segunda temporada de “The Walking Dead” son más inquietantes e incluso dan más miedo que los de la primera temporada porque el enemigo ya no es tanto el “caminante” descerebrado hambriento de carne humana como “el otro”, el humano que no forma parte del grupo, el que viene de fuera. En el episodio “Nebraska”, Rick se niega a dar cobijo a dos hombres en la granja de Hershel en la que vive su grupo y, finalmente, los mata. En el episodio “Triggelfinger”, Lori intenta convencer a su marido de que Shane, con el que tuvo una relación cuando creía que Rick había muerto, es peligroso e insinúa que debería matarlo. En el fondo, un zombi no es más que una bestia especialmente torpe vestida con harapos que no es capaz de ocultarse para evitar recibir un balazo en la cabeza. Eso sí, un zombi no entiende de ironías, ni de vinos, ni de melocotones, ni de líderes. Creo que Rick, el policía protagonista de “The Walking Dead”, preferiría enfrentarse a un zombi antes que a la ironía de Swift, la exquisita antropofagia de Hannibal Lecter, la incivilizada carretera de MacCarthy y los devoradores de cadáveres con jerarquía. Y, sobre todo, Rick se siente más seguro ante un zombi hambriento que ante un ser humano con miedo. Así que, ¿el hombre es un zombi para el hombre?

4 comentarios:

tissot chronograph dijo...

Los últimos capítulos de la segunda temporada de “The Walking Dead” son más inquietantes e incluso dan más miedo que los de la primera temporada Cartier Tank Americaine
tissot t touch
tissot t touch expert

Anónimo dijo...

me fascina la serie
tan simple
tan básico todo
pero cómo de confrontadora
M

Cantón dijo...

No! El hombre es un hombre para el zombi.

league of legends build dijo...

That is a good tip particularly to those new to the league of legends cosplay blogosphere. Simple but very accurate information… Thank you for sharing lol cosplay this one. A must read article!