05 marzo 2012

CHAQUE HEURE POUR LA MINORIE



Varios tópicos amontonados te llevan donde quieras ir. Como toda violencia es mala y estamos en contra de todo tipo de violencia y la violencia solo engendra violencia y la unión hace la fuerza y todos para uno y uno para todos, hemos de concluir que “El intermedio” de laSexta debe sumar sus esfuerzos a los de Intereconomía, y aquí paz y después gloria.

Como ha de haber vida más allá de Zapatero, ahora en Intereconomía pescan en otros caladeros. Por ejemplo, últimamente disparan contra el lujo con el que viven los sindicalistas como Cándido Méndez, el de UGT, que exhibe un carísimo reloj Chaque Heure pour la minorie y es un asiduo de un restaurante de postín que está al alcance ‘sólo de unos pocos elegidos que pertenecen de verdad al gran mundo’. Wyoming lanzó a su colaboradora Thais Villas tras esa liebre para reprocharle a Méndez: “¿Te compraste un Chaque Heure? ¡Te pasaste, macho!”.

Qué decepción. Resultó que ni la ‘flor de relós’ era un auténtico Chaque Heure ni Méndez había estado nunca en ese pomposo restaurante. No importa, la idea es buena. Intereconomía debe seguir vigilando. Y Wyoming, comprobando la información. Así los espectadores sabremos con quién nos jugamos los cuartos. Con la que está cayendo, un sindicalista queda desacreditado si hace la más mínima muestra de ostentación, así que a por ellos Intereconomía y “El intermedio” al alimón. Y si el miembro de un gobierno nacional, local o autonómico que defiende y aplica la austeridad a los españoles, vive con el más mínimo lujo y ostentación, que lo descubra Intereconomía con su buen olfato periodístico y lo pruebe “El intermedio” con contundencia. Y si un empresario despide a un trabajador, baja o congela salarios, o empeora las condiciones de trabajo de su empresa, que Intereconomía denuncie cualquier muestra de lujo en su vida cotidiana y que Wyoming lance sus andanadas demoledoras. Se acabó el lujo. Aquí no van a vender ni a Dios un Chaque Heure más en la puta vida.