13 abril 2012

LEGA-LEGALIZACIÓN


Algunas veces las cosas son como deberían ser siempre. Así dio Ana Blanco una noticia en el “Telediario” del pasado miércoles: “Más de un 56 por ciento de los vecinos de Rasquera, en Tarragona, ha apoyado en referéndum el proyecto de plantar cannabis para financiar las deudas del ayuntamiento. El alcalde, que anunció que dimitiría si no conseguía un apoyo del 75 por ciento, dice ahora que dejar el cargo sería una irresponsabilidad. Judit Huerta está allí. Judit, la oposición le ha pedido que cumpla lo que dijo...”. En ese momento, conectan con la corresponsal: “Buenas tardes. Pues sí, pero de momento lo que sabemos es que hoy a las seis de la tarde está prevista una reunión del equipo de gobierno a puerta cerrada para analizar los resultados del referéndum de ayer. Como decíais, esta mañana el alcalde matizaba, y muchísimo, las declaraciones de ayer por la noche. Decía que querían estudiar con mucha profundidad tanto su dimisión como la del equipo de gobierno, y que en caso de producirse no sería en los próximos días”.

Así debería hacer siempre el “Telediario”, contar no solo lo que dicen los protagonistas de la noticia, sino recordarnos también lo que habían dicho antes sobre el mismo asunto. “Este, que dijo que no subiría los impuestos, dice ahora que no subirlos sería una irresponsabilidad”, “Ese, que dijo estar en contra de una amnistía fiscal, dice ahora que es buenísima”, “Aquel, que dijo que no tocaría la sanidad y la educación, dice ahora que si no lo hace vendrá el coco y nos comerá”. Es un servicio público que debería existir desde la llegada de la democracia. “Juanito, que juró los principios del Movimiento, jura ahora la Constitución”, “Jorgito, que dijo OTAN de entrada no, dice ahora que de salida menos”, “Jaimito, que sacaba los antidisturbios a la calle para defender España, una, grande y libre, toma ahora posesión de la presidencia de una autonomía”. Si se legalizaran los telediarios así, no me iba a perder ni uno.