20 octubre 2012

JORGE JAVIER VÁZQUEZ ESTÁ FONDÓN


Ay, que se nos ponen tontorrones los de “Sálvame”. Que tienen que rellenar todos los días cuatro horas de tele (los viernes, el doble) y ya no saben en qué van a dar. Ellos currar, se lo curran, pero la audiencia va cansando de sus secretos a voces y prefiere “El secreto de Puente Viejo” de Antena 3, se va hartando de ver a todos esos saltimbanquis de sofá juntos y revueltos y prefiere “Amar en tiempos revueltos” en La 1. Y como Belén Esteban anda de posoperatorio tras el operatorio con el que intentarán dar que hablar otra temporada, tienen que recurrir a lo que sea.

Lo que pasa es que se repiten. En junio de 2011 fue María Teresa Campos la que se mosqueó con Jorge Javier Vázquez, se puso digna y dijo que abandonaba el programa porque no tenía por qué aguantar aquello. Esta vez le tocó a Jorgito mosquearse con ella, así que se puso digno y abandonó el plató diciendo que no tenía por qué aguantar aquello. ¿Quién de los dos lo hizo mejor? Nosotros no lo sabemos, pero ellos sí. Esa es la clave.

Nosotros sabemos qué audiencia tuvo un programa en toda su emisión, pero los datos que tienen las empresas despiezan la audiencia minuto a minuto. En “Salvame” miran con lupa estos resultados cada mañana y saben cómo va el negocio en cada instante: qué tal van sus escándalos escandalosos, enfados enfadosos y trifulcas trifulcosas. ¿Están los personajes guionizados? Qué más da. Son empleados eficientes que saben lo que tienen que hacer, lo que se espera de ellos. Y lo harán, por eso están ahí.

Así que no se trata de disparar contra la Campos o contra Javierito por hacer esto o decir aquello. Tienen un trabajo ingrato, tienen que tragar y están dispuestos a hacerlo. Quien quiera darles caña que aparque su triste curro a un lado y señale lo evidente: que ella ya está mayor y que él está realmente fondón.