14 octubre 2012

MARCA ESPAÑA

Llevo casi un mes atendiendo a toda la publicidad que emite la televisión y aún no he pillado un solo anuncio de un producto de la marca España. No lo entiendo. Por todas partes oigo hablar de esa marca y todavía no sé qué productos vende. ¿Es una marca... no sé... como Rexona, que únicamente comercializa desodorantes, o es una marca como... Findus, que lo mismo te ofrece unos filetes de bacalao que una crema de puerro y patata? ¿Es una marca de gama alta como Sony o algo más modestito como Dyc? ¿Hablamos de coches BMW o de patatas bravas Hacendado? Ya que no hay forma de encontrar anuncios de productos marca España en la televisión me acerqué hasta los supermercados que sí se anuncian en las diferentes cadenas nacionales. Fui a Hipercor, fui a Eroski. Sección de lácteos, ningún producto marca España. Sección de menaje, ningún producto marca España. Sección de textil. Sección de deportes. Sección de jardinería, bricolaje y muebles de exterior. No se encuentran productos de la marca España por ningún lado. Pregunté a los encargados y me miraron como si estuviera loco. Sabíamos de la existencia de productos sin marca, pero ¿es ontológicamente sostenible la existencia de marcas sin productos?

Como última solución me fui a Carrefour. Era viernes 12 de octubre pero estaba cerrado. Volví confuso a casa y encendí el televisor. Tropas militares y tanques desfilaban por Madrid bajo la mirada marcial del Jefe del Estado. Como siempre que el aturdimiento se apodera de mí, llamé a mi amigo Domingo. “¿Qué está pasando? ¿Por qué están cerradas las tiendas? ¿Por qué están las tropas en la calle?”. “Joder, Antonio, hoy es el Día de la Marca España. Antes era el Día de la Hispanidad, pero eso era cuando las empresas no habían sustituido a los países”. Me acerqué hasta el frigorífico y me preparé un sandwich de queso García Baquero. Volví al sofá. La pantalla mostraba un primer plano de un señor con barba. El rótulo rezaba Mariano Rajoy. Presidente del Consejo de Administración de España”.