06 octubre 2012

ALLÍ HAY TRABAJO


“Aquí hay trabajo” (mañanas de La 2) es un fracaso. Con el paro que hay, este programa debería tener tanta audiencia que Telecinco se viera tentado a hacer lo que ya hizo con “¡Mira quién baila!”: comprárselo a TVE y emitirlo en prime time después de haberle incrustado en medio a Belén Esteban, en este caso como mascota del programa para señalar la importancia de una buena formación para encontrar trabajo. Eh… bueno, vale, para señalarlo por antífrasis.

Pero solo ven el programa cuatro gatos. Y no es porque esté mal hecho, ojalá fuera eso, es porque ni hay trabajo ni lo hay aquí. Si hubiera mucho trabajo y estuviera cerca, “Aquí hay trabajo” lo petaría, pero no es así. Si lo hubiera un poco lejos o lo hubiera en poca cantidad, tendría que llamarse “Ahí hay trabajo” o “Aquí hay algo de trabajo”. Pintan bastos, así que tendría éxito. Pero es que lo que hay es una birria y encima raro es el día que no te mandan a buscarlo a Berlín, Malta o los Países Bajos. Y claro, un programa que debería llamarse “Allí hay una miajajilla trabajo, que te vaya bonito” no triunfa ni de coña, quizá porque se trata de un programa de viajes y aventuras y no nos habíamos dado cuenta.

Queda una esperanza. Que aquellos que para cobrar la ayuda de 400 euros del plan Prepara tienen que demostrar que buscan empleo de forma activa puedan presentar como prueba una grabación en la que se les vea viendo cada mañana La 2. Gracias a que serán muy activos y enviarán su currículum a todo lo que se menea surgirán trabajos de fresa, nata y chocolate por arte de birlibirloque. Y así, queridos niños, “Aquí hay trabajo” no tendrá que rebautizarse como “Trabajo, lo que se dice trabajo, aquí no hay, pero tenemos 20 puestos dentro de España y otros 20 fuera para acabar con el problema que supone la pasividad y falta de búsqueda activa de empleo de cinco millones de parados que con su actitud obstruccionista tienen desabastecido el mercado laboral”.