15 mayo 2013

LEONARDO, MOISÉS Y HOLMES

¿Qué sabemos del joven Leonardo da Vinci? Poca cosa. Pero no se preocupen, la serie “Da Vinci´s Demons” (Fox) se encarga de inventar para usted todos los detalles de la vida del genio italiano.  No se enfaden. Una serie televisiva no es un documental. No se trata de buscar la verdad en torno al joven Da Vinci ni de hacer arqueología de su vida porque, como dice Indiana Jones a sus alumnos en “Indiana Jones y la última cruzada”, la arqueología busca el hecho, no la verdad. Si es la verdad lo que les interesa, concluye el doctor Jones, la clase de Filosofía está al fondo del pasillo. Si lo que les interesa son los hechos, podría haber añadido, los documentales de La 2 o de Canal de Historia están al fondo del mando a distancia. “Da Vinci´s Demons” no busca los hechos ni la verdad, sino entretener a la audiencia con una ficción más o menos verosímil protagonizada por el pintor, inventor, escultor, arquitecto y muchas cosas más Leonardo da Vinci.

¿Qué sabemos de Moisés desde que es salvado de las aguas hasta que deja la corte del faraón? Nada. Pero no se preocupen, la película “Los Diez Mandamientos” se encarga de inventar para usted todos los detalles de la vida del receptor de las Tablas de la Ley. Decía el gran Terenci Moix que “Los Diez Mandamientos” bien pudo titularse “Todo lo que usted quiso saber sobre Moisés y no encontró en la Biblia”, y “Da Vinci´s Demons” bien pudo haberse titulado “Todo lo que usted quiso saber sobre Da Vinci y no encontró en los documentales de La 2 ni en clase de filosofía”. La película de DeMille es un maravilloso entretenimiento religioso-fantástico con la excusa de Moisés, y la serie de David S. Goyer es un estupendo entretenimiento histórico-fantástico con la excusa de un Da Vinci arrogante y genial que fuma opio, ama el sexo, se mete de cabeza en las intrigas florentinas, enfada a todo el mundo y vive aventuras dignas de “El código Da Vinci”. Si usted se divirtió con “El secreto de la pirámide”, la película de Barry Levinson que imagina la juventud de Sherlock Holmes, se divertirá también con los ocho capítulos de “Da Vinci´s Demons”. Moisés y Holmes son personajes de ficción y, por tanto, llevar su juventud al cine puede ofender a los puristas de la Biblia y de Conan Doyle. Leonardo no es un personaje de ficción, así que nadie se enfadará con David S. Goyer ni expulsará a “Da Vinci´s Demons” del reino de los hechos y de la verdad.