27 febrero 2014

EL ESCARABAJO DE DARWIN


Hay personas que aún creen que “Los Simpson” son dibujos animados. Y, vale, lo son, pero también es el compendio amarillo del saber humano en dos dimensiones que habrían soñado los enciclopedistas del s. XVIII si hubieran tenido televisión en lugar de imprenta. “Una de las cosas buenas de Los Simpson, es que si has leído algunos libros, pillarás más chistes”, dijo su creador, Matt Groening. Pero se quedó corto: en sus capítulos no solo hallamos referencias y guiños introducidos adrede por sus guionistas, también hay maravillosas carambolas que hacen posible que, quien esté atento al mundo que le rodea, pille más chistes aún. Veamos un ejemplo sorprendente y hermoso.

En su viaje en el Beagle, el jovenzuelo naturalista Charlie Darwin recogió un montón de muestras alrededor del mundo. Algunas se extraviaron y se dieron por perdidas, como un escarabajo recogido en Bahía Blanca, Argentina, en 1832. El escarabajo fue redescubierto en 2008 y, cuando un entomólogo se puso a estudiarlo, comprobó que estaba sin clasificar y era oficialmente desconocido para la ciencia. Hace unos días, el pasado doce de febrero (día en el que el venerable naturalista Charles Darwin estaba celebrando su 205 cumpleaños dentro de su tumba en la abadía de Westminster), se confirmó que se trataba de una nueva especie de un nuevo género, y en su honor se le dio el nombre de Darwinilus sedarisi.

Cuando Homer quiso ser inventor (en el capítulo “El mago de Evergreen Terrace”), vivió a la sombra de Thomas Edison. Inventó una silla con dos patas traseras adicionales para evitar caídas, pero resultó que ya la había inventado antes Edison, lo que se le reconoce después de muerto. Como Homer, los biólogos, biotecnólogos o bioloquesea de hoy también tienen que vivir a la sombra de un genio, Darwin, que sigue descubriendo después de muerto. Son unos afortunados, no se me ocurre mejor sombra para guarecerse.

(Dedicado a la Asociación de Biotecnólogos de Asturias, que organiza en Oviedo los encuentros “Con ciencia, té” para divulgar la ciencia. Allí hablaremos hoy de evolución viendo el episodio “El hombre mono” de “Los Simpson”. Prepárate, Flanders)